publicidad-webypunto-300x250

El jefe comunal Carlos Gómez se refirió a las consecuencias dejadas por el temporal que azotó la isla esta semana y sostuvo que es necesario implementar una política de Estado para enfrentar estas emergencias. Además, la autoridad aseguró que estos desastres naturales dejan en evidencia el abandono en el que se encuentra la Isla Grande de Chiloé.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el alcalde de Ancud Carlos Gómez relató la situación que vive su ciudad en particular, y Chiloé, en general, luego del paso del sistema frontal que azotó a la isla grande esta semana el que, a su juicio, dejó en evidencia la necesidad de generar una política de Estado para enfrentar este tipo de emergencias.

El jefe municipal señaló que a las consecuencias físicas que dejó el temporal como la salida del mar en el borde costero, el desborde de ríos y casas con daños en su infraestructura se suma el susto que debió pasar la población local. Por eso, reiteró que más que una declaratoria de zona de catástrofe, lo que se hace necesario es que el Estado implemente una política integral para la isla.

“Lo que yo diría que es absolutamente necesario y urgente es generar una política de Estado que tenga que ver con la protección de nuestro borde costero. Nosotros como Ancud y también muchas de las comunas de la provincia de Chiloé estamos bajo el nivel del mar. Ante este aumento de las aguas, estas marejadas, estos temporales fuertes se pone en riesgo nuestra población que habita en muchos sectores costeros y que no tiene ningún tipo de protección. Por lo tanto, creo que aquí tiene que existir hoy día un proyecto que comience a darle protección y a la vez seguridad a nuestros vecinos que hoy día habitan en esos sectores que son sectores netamente de riesgo”.

En este sentido, Carlos Gómez sostuvo que el Estado ha hecho muy poco por la protección del borde costero de nuestro país, en general, como es la contención del mar para enfrentar las marejadas, salvo algunas políticas del Ministerio de Obras Públicas en puntos determinados del territorio.

El alcalde de Ancud fue enfático en señalar que “la respuesta del Estado y del Gobierno ante cualquier situación de emergencia en la provincia, siempre ha sido lenta y tardía”, acrecentando la sensación de desamparo y abandono de Chiloé.



“Lo que nos pasó a nosotros sucede en otro punto del país, la respuesta del Gobierno sería prácticamente inmediata. Y en ese sentido, nos sentimos postergados, nos sentimos desplazados y poco considerados Esto ha sido a lo largo del tiempo. Hoy día estamos viviendo una situación puntual, una situación compleja, una situación que tiene a muchas de nuestras familias con dificultades, con problemas en vivienda, con problemas de inundaciones, pero que se actúa en el momento, tardíamente, para salvar la situación de emergencia de hoy día, pero no estamos visualizando qué podemos hacer para evitar estas situaciones en los próximos meses, en los próximos años”.

Finalmente, el alcalde Carlos Gómez aseguró que una solución para Chiloé pasa por asignar una glosa presupuestaria exclusiva para los próximos 10 ó 20 años que apunte a la protección del borde costero de la isla.

Crédito: P. López y G. Castillo – Diario UChile