publicidad-webypunto-300x250

Carlos Valenzuela señaló que la tragedia provocada por los incendios debe ser una tomada como una oportunidad para replantear un plan integral de reconstrucción para localidades como Santa Olga y Los Aromos, el cual contemple mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

El Gobierno informó que de los 151 incendios en el país, 59 han sido controlados, 83 están en combate y nueve han sido extinguidos.

La Presidenta Michelle Bachelet se reunió esta mañana con un equipo de seguimiento y control de la emergencia, entre ellos ministros, representantes de Onemi y con dirigentes de Bomberos de Chile.

Posterior a la cita, la Mandataria comunicó acerca del estado actual de algunos focos de incendios, e indicó que se han visto surgir algunos en la Región de Coquimbo y La Araucanía los cuales, no obstante, se encuentran delimitados.

“En la Región de O´Higgins lo más preocupante es el incendio en Navidad que se reactivó con mucha fuerza ayer amenazando zonas pobladas y destruyendo 16 viviendas. Para hoy se ha destinado la operación inicial de los dos aviones más grandes, Supertanker e Ilyushin, para apoyar el trabajo en esta zona. La Región del Biobío mantiene las mayores dificultades, desgraciadamente hay 87 focos y se han vivido situaciones complejas”.

En tanto, la Presidenta anunció que viajará próximamente a la Región del Biobío e informó que actualmente están operando 52 aeronaves y casi 600 vehículos de maquinaria pesada en <terreno.

El proceso de reconstrucción, en particular de la comuna de Constitución, también ha inquietado a autoridades nacionales y locales. El alcalde de dicha localidad, Carlos Valenzuela, descartó que se puedan instalar mil viviendas para los habitantes damnificados.

“Algunos pueden arrendar piezas en una hospedería, mientras otras personas dijeron que se iban a Chillán o a distintos lugares. Están también los dueños de los terrenos que quieren comenzar a edificar sin la ayuda del Gobierno lo antes posible. Esto se lo plantearé a la Ministra de Vivienda para tomar decisiones que nos permitan iniciar un camino de reconstrucción”.

La autoridad municipal planteó como un reto el que se aproveche esta oportunidad para realizar un plan de urbanización que permita a las personas de Santa Olga, Los Aromos, Nueva Esperanza y Alto Morán, tener mejores condiciones de vida.

Asimismo, Valenzuela se refirió a los esfuerzos que se deben realizar para que el inicio del año escolar se concrete el 6 de marzo. En esa línea, por ejemplo, afirmó que el Liceo Rural Putú deberá dejar de ser centro de acopio a más tardar el día 20 de este mes.

Caritas Chile plantea que reconstrucción debe incorporar una mirada de sustentabilidad

La etapa de normalización de los servicios y de reconstrucción de las viviendas en las localidades afectadas por los incendios comienza a ser la prioridad de las autoridades locales y de las organizaciones de la sociedad civil que han apoyado durante esta emergencia.

Caritas Chile lanzó la campaña “Con tu fuerza y nuestro compromiso” principalmente para recuperar los medios técnicos de las personas que perdieron su fuente laboral, como pequeños y medianos agricultores.

Según explicó, Rosario Letelier, encargada de desarrollo institucional de Caritas y Emergencias, este es un trabajo que se proyecta al mediano y largo para un año, es decir, al menos de aquí a un año.

En ese sentido, dijo que es urgente que se incorpore una mirada de sustentabilidad tanto a la prevención de desastres como a la reconstrucción que se realizará en la zona.

Esto incluiría, por ejemplo, preparar a las comunidades para que sean capaces de responder a los riesgos climáticos de cada zona en particular.

“Somos un país muy vulnerable a los cambios climáticos y eso nos obliga a desarrollar procesos de reconstrucción que consideren los distintos riesgos porque de lo contrario si no se incorpora se van a producir nuevamente incendios hasta con consecuencias más graves”, comentó.

Rosario Letelier afirmó que, si bien desde el terremoto de 2010 se inició un trabajo preventivo, aún falta profundizar los programas de reducción de riesgos.

A su juicio, por el momento no se puede evaluar la acción de las autoridades respecto de esta catástrofe porque existen muchos elementos que se desconocen y que están siendo investigados.

Mientras, respecto del trabajo que realizan como organización, explicó cómo han abordado catástrofes anteriores: “En el terremoto de 2010 hubo una movilización muy fuerte de recursos donde fueron prácticamente las mismas zonas afectadas ahora por los incendios. También se generaron proyectos de largo aliento que duraron incluso más de un año donde se acompañó a las familias en programa de gestión de riesgos”, indicó.

El Centro Operativo de Emergencia Móvil se ha mantenido en terreno prestando servicio a la Conaf en labores de comunicación en la región del Maule. Mientras, las organizaciones sociales están concentradas en el apoyo sicosocial, el trabajo comunitario y la prevención de nuevos focos de riesgos en las zonas afectadas por los incendios forestales.

Crédito: T. González y N. Figueroa – Diario UChile