publicidad-webypunto-300x250

– “Michelle Bachelet no toma en cuenta a los demócrata cristianos”

– “La Nueva Mayoría ya terminó”

Carlos Huneeus acaba de revolver las ya agitadas aguas de la política. En una columna, el académico demócratacristiano propone la idea de obviar las primarias facilitando que los candidatos a la presidencia compitan directamente en primera vuelta.

¿Cuál es el diagnóstico que deriva en la propuesta que sugiere?

Hay una crisis de representación, una crisis política y especialmente en los partidos. Hay candidatos que no merecen adquirir legitimidad democrática por ganar una primaria. Uno de ellos lo menciono ahí (Guillier), pero hay un segundo que necesita la primaria para aparecer legitimado y libre de los líos judiciales que tiene. Las primarias cumplen fines para algunos candidatos y para otros no.

El binominal no tenía legitimidad porque excluía. No hay que ser pro comunista para sostener eso como cosa fundamental de principios. Ahora, (en el escenario actual) Lagos necesita de las primarias porque no tiene popularidad y quiere ser más que el expresidente; Guillier, en tanto, las necesita porque no es nadie políticamente, es un fenómeno mediático; y Piñera porque todos los días tiene que salir a aclarar algo.

Además del incentivo a la participación, ¿qué otras ventajas tiene ir directamente a una primera vuelta?

Va a obligar a que los partidos hagan propuestas y que se agiten un poco.¡Este es el momento en que hay que politizar el país! Hay que terminar con esta cosa despolitizada y sentimental en que ponemos cara larga cuando ocurren tragedias y nos movilizamos cuando hay un terremoto…

En 2013 Bachelet arrasó en la primaria de la Concertación. Eso tuvo un efecto fatal porque le dio a ella  y a sus colaboradores poder total para definir un programa de gobierno rasca. Ese antecedente es suficiente para no cometer de nuevo el mismo error. Se abusó de una mayoría, ella ganó con un 70 por ciento, e hizo lo que quiso en la definición programática, y por eso estamos en lo que estamos: gente incompetente nos llevó a los problemas en la educación, en salud no hemos avanzado, Transantiago nada y una reforma tributaria que hace que los ricos paguen menos plata que antes.

¿No se corre el riesgo, producto de este mecanismo, de caer en una política bananera?

Pero si esa realidad bananera ya la tenemos. Nuestros legisladores no piensan porque no tienen asesores. Les gusta resolver directamente las cosas porque tienen una relación directa con el lobbysta. Somos una república bananera. Cómo no va a ser bananera si aparece que hay 8 familias que controlan entre el 20 y 30 por ciento del PIB.

¿Y la primera vuelta con todos iría en una orientación contraria a eso?

Yo creo que esta política sería un pequeño Big Bang para que nos pongamos serios, politicemos el país y volvamos a construir partidos. Los chicos del Frente Amplio, con Sharp y Boric, se pegaron una aventura y una locura en Valparaíso, aprovechando la coyuntura favorable en que la Nueva Mayoría presentó un disc jockey que tenía problemas legales en Suecia. Mira el resultado.

Pero ellos hicieron primaria…

Eso es un problema de ellos. Es una forma decisoria de ese movimiento. Ellos hicieron primaria precisamente porque es un partido nuevo, no estaba organizado, había muchas corrientes y diferencias y vieron la forma de resolverlo y ponerse de acuerdo. Mira, la DC tiene candidato definido, el PPD también y el PS no. Entonces que ellos, su partido, hagan sus primarias. Pero no el país. ¡La Nueva Mayoría mantiene una coalición permanente entre partidos tan heterogéneos! No hay ninguna democracia en el mundo en la cual hayan seis partidos que siempre han gobernado juntos. En Europa hay coaliciones que se forman después de las elecciones y son cambiantes. Hay un concepto que acá no se ha considerado, que es el tema de la competencia. Tiene que haber competencia en la economía y en la política también.

¿Debiera la derecha aplicar el mismo mecanismo?

Absolutamente. Lo necesita el país, no solamente el sector. Hay que terminar con el bloque del Sí y el No, izquierda derecha. Hay más izquierdas, hay más derechas. Tiene que llegarse a un futuro de coaliciones flexibles.

Según lo que se percibe, usted cree que Guillier es una suerte de aventura política sin trasfondo…

Pero por supuesto. Sí.

¿No cree que exista la posibilidad de que el senador sea un candidato de consenso de la Nueva Mayoría?

(Carcajadas) Yo soy demócratacristiano, he hablado con muchos amigos DC y no he escuchado a ninguno que está con Guillier. Olvídate, no está nadie con Guillier. Los diputados que se han acercado a él por razones de táctica electoral para asegurar su reelección, no van a llegar hasta el final, porque Guillier llega sólo con el respaldo del Partido Radical. Acá la competencia tiene que ser dura, seria, no con algodones. Eso es lo que hace que la política sea activa y que los votantes se movilicen y vean cuáles son las opciones. Eso ha estado ausente en Chile desde el año 89′.

¿Lo de Guillier es similar a lo que pasó con Bachelet?

Sí y no. Sí en el sentido en que la importancia de las encuestas la catapulta a ser una figura presidencial. No, en el sentido en que Bachelet, al menos, había militado en el PS, había sido ministra en dos carteras -sin haberse destacado mayormente- y fue favorecida por un golpe mediático espectacular cuando esa vez apareció en una tanqueta en medio de las inundaciones. Ella tiene esa capacidad mediática despolitizada y sentimental -además es mujer-, que le dio las ventajas y la llevó al primer lugar y a la presidencia. Pero Guillier no tiene esos atributos. Por eso ya está paseando fuera del país. Va a estar como MEO. No tiene opiniones de nada. Cuando vuelva de su viaje de China va a tener que hacer definiciones y tendrá que ser interpelado en sus definiciones. Una vez que termine esta tontera entre la DC y los comunistas.

En un escenario hipotético en que la Nueva Mayoría haga primarias, con la DC incluída, y Guillier las gane, ¿cómo debería actuar la DC en ese caso?

Debería decretar libertad de acción. Eso es lo más suave que podría hacer.

En ese caso ¿sería un despropósito que la DC se sumara a una primaria del bloque?

No tiene ningún sentido que la DC vaya a esa primaria. ¿Para qué va a ir?, ¿qué gana? Es una ruleta rusa. ¿Qué pasa si Guillier gana las elecciones? Pongámonos en todos los escenarios…

Podría dejar a la DC fuera del gobierno…

Eso da lo mismo. ¡Ojalá! Sería una gran ventaja porque tendría la oposición y no tendría ninguna responsabilidad. La DC ha estado en el gobierno con tres presidentes de izquierda y es poco lo que se le ha permitido influir. La Presidenta Bachelet no se reúne nunca con los democratacristianos.

Pero les ha asignado prácticamente a todos los ministros de Interior…

Bueno, pero ella no los toma en cuenta. Tiene su propio grupo decisorio. Los pone ahí pero no los considera. Mira lo que pasó con Belisario Velasco y Zaldívar en el primer gobierno y lo que pasó con Burgos en este. Ella no trabaja en equipo.

¿Ve a Carolina Goic con opciones reales de acceder a la presidencia?

Yo la veo como una figura política muy destacada, joven, un rostro distinto. Ha dado un par de señales que me entusiasman mucho. Ha sido la primera presidenta de la DC que ha golpeado la mesa al gobierno. Ningún macho antes lo hizo. Adolfo (Zaldívar) lo hizo, pero era impertinente, mandaba mensajes por la prensa. Acá ella ha sido muy franca y directa, pero leal.  Además condenó inmediatamente los abusos del dinero en la política.

¿Pero cree que tenga opciones reales con la ciudadanía?

Los partidos hoy son tremendamente débiles. Si un partido proclama a un líder suyo como candidato no pasa mucho. Es distinto a lo que pasaba en otros años. El apoyo del partido era clave para una campaña presidencial. Ahora es una nota de prensa. Mira lo que ha pasado con Lagos proclamado por el PPD.

¿Le haría bien a la DC ser oposición en un gobierno de la Nueva Mayoría?

Es que no va haber un nuevo gobierno de la Nueva Mayoría, si la Nueva Mayoría terminó ya.

Eso está por verse…

Primero, no es mayoría. Segundo, no puede ser nueva. Y tres, estar con el PC daña electoralmente a la DC. Es un suicidio estar con el PC. Es absurdo, una cosa de locos, nada que ver.

¿Por qué las primarias están tan bien ponderadas en el discurso público?

Yo no sé, no es así, no lo tengo claro. La gente quiere participación, pero cuando fue aprobada la ley yo revisé el debate parlamentario. Los senadores de la Concertación planteaban dudas y varios se abstuvieron, entonces pasó con las primarias lo mismo que pasó con el voto voluntario: aprobaron cosas sin darse cuenta bien de las consecuencias que iba a tener, sin hacer un debate serio. Fue fruto de un acuerdo entre (Enrique) Correa y (Cristián) Larroulet. Ellos convirtieron las primarias en una vara mágica para resolver los problemas de la democracia y no ha resuelto ninguno, ha creado más.

Pongámonos en el escenario de que van todos los candidatos a primera vuelta, ¿no cabe la posibilidad de que se caiga en la improvisación si los demás partidos se pliegan a una candidatura recién después de la primera vuelta?

Esa falta de proyecto existe con o sin este mecanismo. ¿Dónde está el proyecto  de la izquierda concertacionista?, ¿vamos a seguir con una agenda programática que es como una lista de supermercado con 20 o 30 cosas? Hay que definir cuestiones programáticas básicas a partir de un diagnóstico claro y descarnado de lo que ha pasado acá en Chile. Esto es una democracia semi soberana en que la soberanía está limitada por el poder económico que financia candidatos. Los políticos que tienen financiamiento propio, que son millonarios, que antes fueron revolucionarios, hoy son lobbystas millonarios, son los que hoy están pauteando la agenda pública.

¿Por qué velar por el fin de los pactos electorales?

Porque todos tienen que competir y hay que eliminar las prácticas de colusión y acuerdo. Así como hay colusión en los precios, hay colusión en política. Tienen que competir todos contra todos. Eso es una democracia avanzada, eso fortalece a los partidos.

Crédito: Martín Espinoza – Diario UChile