publicidad-webypunto-300x250

Decisión se vincula con el formateo realizado a su computador y no con el resto de los presuntos delitos por los que se lo investiga.

El Juzgado de Garantía de Santiago confirmó el sobreseimiento de Sebastián Dávalos en el Caso Caval donde era investigado por presunto delito informático

En 2015, cuando el hijo de la Presidenta dejó su cargo como Director Sociocultural, comenzó una indagatoria para pesquisar sus vínculos con la empresa de la que es socia su esposa, Natalia Compagnon, firma investigada por la compra irregular de un predio en la comuna de Machalí. En la ocasión, se le acusó de adulteración del computador que utilizaba en su puesto de trabajo.

Sin embargo, los peritajes habrían arrojado que no existía tal intervención o eliminación de archivos. Así lo expresó el pasado 17 de marzo, Sergio Moya. El fiscal de la causa dijo no haber podido “establecer ningún hecho que revista carácter de delito que se le pueda imputar”.

Con esos antecedentes, el magistrado Luis Barría tomó la decisión de sobreseer definitivamente al cientista político. Esto, luego que el abogado defensor, Álvaro Morales, solicitara una audiencia para revisar el fin de la investigación tras la decisión de la Fiscalía de O´Higgins de no formalizar al hijo de la Mandataria.

A la salida del proceso, Morales se declaró conforme con el dictamen. Mientras que el Fiscal dijo que “no hay antecedente técnico o testimonial que permita establecer que se borró o agregó algún archivo. Lo que sucedió fue que al renunciar al cargo, Sebastián Dávalos pidió cambiar clave para que no se alterara (…) de esa forma, no hay antecedentes que respalden la denuncia”. Sin embargo, aclaró que el sobreseimiento solo se aplicaba a esa investigación y no las otras aristas que pesquisan la negociación incompatible y el tráfico de influencias.

Durante la misma audiencia, se determinó que el imputado Juan Díaz (operador político UDI) no puede establecer comunicación con los co-imputados de la causa.

Crédito: Diario Uchile