publicidad-webypunto-300x250

El gol de Martín Rodríguez selló el empate que ubicó a Chile en el segundo lugar de su grupo, tras Alemania. Ahora, los de Pizzi se medirán ante Portugal, mientras que México enfrentará al cuadro germano, ambos encuentros válidos por la semifinal del torneo.

Sin mostrar un buen fútbol, la “Roja” de Juan Antonio Pizzi logró acceder a las semifinales del torneo Copa Confederaciones que se disputa en Rusia.

Los chilenos, que entraron a la cancha con cinco cambios en el equipo titular, tuvieron que enfrentar a un rival que puso sus fichas en la resistencia física. Los australianos, que celebraban el partido número 100 del histórico Tim Cahill, lograron desordenar el esquema del campeón de América. Las infracciones también fueron parte de la estrategia de los dirigidos por Ange Postecoglou.

Pese a ello, Chile lograba imponer sus términos en los primeros minutos. Eduardo Vargas tuvo tres veces la posibilidad de abrir el marcador, consistencia ofensiva que se fue disolviendo a medida que transcurría el encuentro. A los 25 las acciones ya eran parejas, de ahí en más, los oceánicos provocaron a Claudio Bravo, el meta que volvía a la titularidad tras dos meses de ausencia en las canchas.

En los 41`, luego de un error en la salida de la “Roja”, Australia aprovechó el desorden y Troise embocó en 1-0. Tres minutos más tarde, el empate estuvo en la cabeza de Vidal, que no pudo conectar con el arco. Antes del descanso, los “Socceroos” tuvieron el 2-0, resultado que dejaba a Chile eliminado del torneo.

En el complemento las cosas no fueron más fáciles para la escuadra de Sánchez y Vidal. El técnico decidió hacer dos modificaciones durante el descanso: José Pedro Fuenzalida salió para dar paso a Martín Rodríguez, mientras que Aránguiz fue reemplazado por Pedro Pablo Hernández.

Sin embargo, los primeros quince minutos del segundo tiempo fueron los peores de los sudamericanos, o los mejores de Australia. El 2-0 estuvo cerca de concretarse en un par de oportunidades, Chile no encontraba la calma.

Pizzi daba instrucciones desde el borde del césped, entre ellas, le pedía a Vidal que dominara el centro, dejando a Alexis Sánchez con más proyección para el ataque, pero el “niño maravilla” fue incesantemente marcado por el rival, lo que fue socavando en su ánimo al no poder encontrar su habitual rendimiento.

En medio de ese mal momento futbolístico, Arturo Vidal conectó un cabezazo desde el suelo, en la jugada que originó el gol de Rodríguez: Chile igualaba las acciones en el 67` sin merecerlo.

De ahí en más, la angustia comenzó a ceder. Quedaban poco más de veinte minutos de partido y Australia debía anotar dos goles para lograr avanzar de ronda. El ingreso de Marcelo Díaz por Eduardo Vargas afianzó el dominio de la pelota, entregando tranquilidad a los de Pizzi.

En el otro partido del grupo, Alemania derrotó por tres goles a uno a la escuadra de Camerún. Las anotaciones de Derimbay (47`) y Werner (66 y 81), coronaron a los germanos en el primer lugar. Ahora, Chile se medirá ante Portugal este miércoles en Kazán, mientras que en la otra llave, Alemania enfrentará a México en Sochi.

Crédito: Diario Uchile