A un mes que el Papa Francisco visite nuestro país, el presidente de Bolivia viajó al Vaticano para reunirse con el sumo pontífice, encuentro que si bien tuvo una “agenda abierta” de conversación, Evo Morales evitó señalar si el diferendo marítimo con Chile fue uno de los temas a tratar en la reunión, no obstante sí tuvo palabras para la segunda vuelta presidencial en Chile.



“Muy agradecido y con mucha humildad asistimos, en Vaticano, a nuestro quinto encuentro desde 2013 con el hermano Francisco, Papa de los pobres. Bolivia aún guarda recuerdos muy emotivos de su visita en julio de 2015 y su apoyo al proceso de cambio y de #MarParaBolivia”

Con estas palabras escritas en su cuenta de Twitter, el presidente de Bolivia, Evo Morales, dio cuenta de la reunión que sostuvo este viernes con el Papa Francisco en el Vaticano, esto a un mes que el sumo pontífice visite Chile, por lo que se esperaba que en esta reunión con Evo Morales se volviera a tocar el tema del juicio que actualmente revisa la Corte Internacional de La Haya sobre la demanda marítima de Bolivia.

Sin embargo, en un encuentro con la prensa minutos antes de su reunión con el Papa, Evo Morales evitó referirse expresamente si se abordaría el tema del diferendo marítimo, y se limitó a señalar que se abordaría una agenda abierta de conversación.

“Siempre es tan importante sus reflexiones, sus bendiciones. Tenemos enormes coincidencia, pensamiento y sentimiento con el hermano Papa sobre la humanidad. Hermano Papa es muy solidario, humano, integracionista, siempre tenemos una agenda abierta recordarán ustedes el año pasado hemos sido invitados a algunas reuniones, conferencias con el hermano Papa”.

Recordemos que hace algunos días fue el propio vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera señaló que el diferendo marítimo sería uno de los ejes de la reunión entre Morales y el Papa.

Quien también utilizó las redes sociales para referirse a este encuentro entre el Papa y el presidente de Bolivia, fue el canciller chileno, Heraldo Muñoz, quien escribió de manera irónica, si en la reunión “habrán hablado de solicitud de políticos bolivianos en el extranjero que pidieron al Papa interceder ante Morales por respeto popular a resultado del 21 de febrero”.

Esto en alusión al rechazo en las urnas del pueblo boliviano a una nueva reelección de Evo Morales en ese referéndum, sin embargo en noviembre pasado el Tribunal Constitucional boliviano habilitó al mandatario a competir en las presidenciales de 2019.

Sobre lo que también se refirió el jefe de Estado altiplánico fue a la segunda vuelta presidencial del domingo en Chile, asegurando que independiente del resultado, espera tener una relación cordial con el futuro mandatario chileno tal como lo estipulan los estatutos de Unasur.

“Esperamos que el domingo sea una fiesta democrática para el pueblo chileno. Bolivia respeta la Constitución de Unasur, que nos respetamos, pese a las diferencias de carácter ideológico. A eso se debe, también, mis reuniones con los presidentes de América Latina. Bueno sería tomar buenas relaciones, cualquiera que gane en Chile. Yo vengo de una cultura del diálogo”.

Por su parte, desde la Santa Sede emitieron un comunicado al finalizar la reunión en el cual destacaron “el clima de cordialidad” en el que se llevó a cabo la conversación que tuvo como ejes “el aprecio por la contribución que la Iglesia ha dado y sigue asegurando a favor del progreso humano, social y cultural de la población del país”, además de “temas actuales de interés común”.

Crédito: Gonzalo Castillo – Diario UChile