publicidad-webypunto-300x250

María José Inda y Danilo Canales exponen, en el Archivo Nacional, una serie de trabajos esta técnica de pintura japonesa a tinta, la cual que recoge la filosofía zen para lograr composiciones espontáneas y armónicas.

 

En el marco de la celebración de 120 años de relaciones diplomáticas entre Chile y Japón, hasta el 28 de septiembre, el Instituto Cultural Chileno Japonés presenta en el Archivo Nacional la muestra titulada “Sumi-e del sur”, de María José Inda y Danilo Canales.

La exhibición reúne una serie de composiciones en las que los artistas por medio del dibujo monocromático en tinta retratan la fauna y el paisaje de Chile austral, revelando la espontaneidad, simpleza y armonía de este arte.

“Para aprender a pintar tuve que ir más allá de la pintura, debí asimilar la filosofía zen. Llegué al concepto wabi sabi, que es difícil de explicar, una definición podría ser “la belleza de lo imperfecto”. Al entender esa idea me relajé, y empecé a entender que no tenía que buscar una meta sino sólo hacer. Cada vez que dibujaba subía un escalón. El sumi-e no me dio una meta sino un camino”, comenta Danilo Canales, quien es diseñador gráfico, y desde más de 12 años es profesor de novela gráfica japonesa y sumi-e en el instituto.

En tanto, María José Inda, licenciada en Artes y Estética de la Universidad Católica de Chile, desde 2004, realiza en el instituto y en la ciudad de Concepción, donde reside, talleres de sumi-e y bunka (cultura y estética japonesa), especializándose en arte asiático gracias a dos becas del gobierno de Japón.

 

Materia y espíritu

El sumi-e llegó desde China a Japón en el siglo XII a través de monjes budistas zen, y creció en popularidad hasta su apogeo durante el Período Muromachi (1338 – 1573).

“Es un arte de pincel y tinta que integra la caligrafía, la poesía y la pintura, y que continua siendo una importante tradición cultural en el Japón contemporáneo”, explica María Cristina Pérez de Arce, directora ejecutiva del Instituto Cultural Chileno Japonés. Precisando que en nuestro país esta técnica “ha buscado su propio camino, tal como lo revela la exposición”.

El pintor utiliza un pincel de pelo fino y pinta a mano alzada, es decir, sin apoyar la muñeca en el papel. El pincel se sostiene de forma perpendicular al papel de arroz, entre el dedo índice y el pulgar. Los trazos deben ser seguros, ya que en la espontaneidad y la agilidad del ademán reside la belleza de la línea, cuya temática es generalmente la naturaleza.

Se trata de una técnica que necesita de alta concentración para lograr el equilibrio, el ritmo y la armonía de la composición.

 

Talleres

Para quienes estén interesados en aprender sumi-e Danilo Canales realizará cuatro diferentes talleres durante todos los miércoles de septiembre (6, 13, 20 y 27), a las 19 horas, en el Archivo Nacional, en Miraflores 50.

Los talleres están dirigidos a un público adulto, y no tienen costo, pero los cupos son limitados, por lo que los interesados deben inscribirse en el correo electrónico rrpp.an@archivonacional.cl

 

 

 

 

 

 

 

Más informaciones

Unidad de Comunicaciones y Ciudadanía

delia.pizarro@archivonacional.cl

56-2- 2413 55 45