publicidad-webypunto-300x250

El diputado de Evópoli, y precandidato presidencial de Chile Vamos, es claro en señalar que no hacer primarias desataría una crisis que llevaría a su partido a reflexionar su permanencia. A pesar de eso, tiene fe en la coalición y cree que su partido irá ganando terreno para, de a poco, ir definiendo la línea política de la coalición. “La única forma de hacerlo es ganando espacio y, eventualmente, siendo mayoría. Si lo abandonas, estás haciéndole un favor a quienes quieren que las cosas se queden como están”, señaló.

Evópoli, a diferencia de otros “partidos emergentes”, goza de buena salud. Al menos así se puede constatar con su realidad en el refichaje: la tienda liderada por Felipe Kast en el Congreso tiene, incluso, más militantes que la UDI, situación que le ha servido para comenzar a exigir cambios al interior de Chile Vamos.

Pero pese al apoyo ciudadano, han visto cómo el bloque de centro derecha se resiste a sus aportes. Al menos públicamente, permanece la impresión de que las decisiones las toma la Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional.

¿Cómo se siente Evópoli con la posición que ocupa dentro de Chile Vamos?

Es evidente que muchas veces somos maltratados por proponer ideas distintas, por abrir la cancha, por traer oxígeno, pero estamos acostumbrados, son las reglas del juego y estamos convencidos de que esta es una coalición que tiene que evolucionar, que tiene que cambiar y estamos trabajando para eso ocurra.

En ese escenario ¿no sería más cómodo para Evópoli formar parte de otro conglomerado en vez de reformar uno que ya tiene estructuras bastante rígidas y definidas?

Siempre existe esa tentación pero ese es un atajo que traiciona los principios. Si uno siente que la centroderecha tiene que evolucionar, si la abandonas, eso es rendirse, y la verdad es que no tenemos ninguna intención de rendirnos. Por el contrario, estamos creciendo con mucha fuerza. Mientras podamos seguir diciendo libremente lo que pensamos, no tenemos ninguna intención de dejar este lugar.

¿Por qué no intentar formar un conglomerado que se establezca desde el centro y la centroderecha en vez de reformar el mismo conglomerado que ha tenido prácticas históricas con las cuales ustedes no comulgan?

Porque es la única forma de que ese conglomerado deje de ocupar esas prácticas. La única forma de hacerlo es ganando espacio y, eventualmente, siendo mayoría en ese conglomerado. Si lo abandonas, estás haciéndole un favor a quienes quieren que las cosas se queden como están.

¿Entonces no se sienten un partido satélite en Chile Vamos? ¿Un partido que gira en torno a la órbita que propone RN y la UDI?

Todo lo contrario. Somos un partido que ha tenido una libertad infinita de decir lo que quiera, lo que plantea, lo que necesita Chile,  lo que necesita la centroderecha. Nos sentimos muy cómodos con la libertad que tenemos y no estamos dispuestos a renunciar a eso.

Usted ha insistido en que Sebastián Piñera no querría formar parte de una primaria, ¿por qué?

Basta con escuchar a su vocero (Andrés Chadwick) hace un par de días.

¿Por qué cree que Piñera no querría?

Es difícil saber el motivo, habría que preguntárselo a él. Yo simplemente creo que es malo para Chile Vamos.

En caso de que el escenario no se preste para hacer primarias en su sector, ¿qué elementos debieran conjugarse para que Evópoli considere que Chile Vamos no es una coalición para ustedes?

Nosotros vamos a forzar y a trabajar para que ojalá tengamos primarias, que es lo que corresponde en una democracia moderna. Si finalmente no hay primarias haremos un periodo de reflexión como corresponde.

Hace algunos días usted afirmó que no hacer primarias en Chile Vamos desataría una crisis interna. Si es una dinámica común para el sector, ¿por qué asegurar eso?

Porque no hacer primarias es traicionar uno de los acuerdos que hemos tenido y es una forma de hacer política completamente antigua.

¿Eso estuvo conversado a la hora de incorporarse a la coalición?

Así es.

¿Y por qué va a ser parte de la política antigua si es lo que han hecho todos los años? ¿O vive una nueva etapa la política?

Es tenerle susto a  las personas. Es tenerle susto a que exista una competencia. Es reemplazarla por un estilo de hacer política de colusión.

Evópoli ha dado cuenta de ser un partido más liberal que los otros partidos de la coalición, ¿cómo es la convivencia con partidos cuyos dirigentes, por ejemplo, van a Punta Peuco a solidarizar con presos por causas de derechos humanos?

Convivimos con esas diferencias. Creemos que es sostenible en el tiempo y creemos que más pronto que tarde vamos a ser mayoría en esta coalición y vamos a hacer que el estilo de Chile Vamos, y las prioridades, vayan siendo cada vez más las que promueve Evópoli.  Eso es parte de la competencia electoral y de la relevancia política que esperamos ir ganando con el tiempo.

Usted fue ministro de Piñera, ¿cuál es su diferencia con él?

Hay varias diferencias. Sobre todo tienen que ver en los distintos énfasis. Probablemente el énfasis más liberal. Yo apruebo el matrimonio igualitario, él no. En el ámbito más social creo que también tenemos énfasis distintos más allá de que pueda haber algunas similitudes, por lo mismo estamos en la misma coalición.

Crédito: Martín Espinoza – Diario UChile