El anuncio de Felipe Larraín considera el cobro de una tasa a través del impuesto a la renta para empresas en Chile y un tributo a la transacción en el caso de que sean extranjeras.

El ministro de Hacienda Felipe Larraín anunció la presentación de un proyecto de ley que permitirá gravar el comercio digital, incluyendo plataformas masivas de entretenimiento como Netflix y Spotify o de comercio como Alibaba y Amazon.

A juicio del secretario de Estado “no es justo que prestando el mismo servicio unos paguen impuestos y otros no. En principio y cuando proceda, todos deben pagar impuesto a la renta e IVA y arancel de importación”.

Para Felipe Larraín, la medida no busca ir en contra de estas plataformas, sino que incentivar la competencia entre los actores.

“No queremos restarnos de la modernidad, no podemos luchar ni tapar el sol con un dedo, pero si podemos hacer que compitamos en igualdad de condiciones. Ustedes aquí pagan sus impuestos, nosotros tenemos que trabajar para que quienes compiten con ustedes también paguen sus impuestos”

El ministro de Hacienda explicó cuánto se incrementará el precio de los productos si se aprueba la iniciativa en el Congreso.

“Nosotros vamos a trabajar en esto con Aduanas y Correos de Chile, porque cuando llega un paquete hay una exención básica que está dispuesta en los tratados internacionales. Sin embargo, muchas veces lo que se hace es subdeclarar, entonces entra un artículo en menos precio, por ejemplo proveniente de Estados Unidos con quien tenemos un tratado. ese artículo no paga arancel, pero debe pagar IVA”.

Según el secretario de Estado, la recaudación fiscal por impuestos a la economía digital, incluyendo el comercio digital, podría llegar “a varios cientos de millones de dólares”, dependiendo de cómo se haga y cuán exitosos seamos en llegar a la persona o empresa que preste servicio.

El titular de Hacienda aclaró que a lo que a la cartera le corresponde es la tributación de estas aplicaciones, y que, en el caso de Uber, es el Ministerio de Transportes el encargado de regularla. La idea es que después que se regularice por ley su funcionamiento, se procederá a cobrar los respectivos impuestos.

Crédito: Claudio Medrano – Diario UChile