publicidad-webypunto-300x250

En Valparaíso, los competidores al sillón presidencial expusieron sus diferencias en un debate en que, además, se abordaron los DDHH.

Por primera vez, los ocho candidatos presidenciales se encontraron en un debate presidencial. La actividad realizada por la Asociación Nacional de Prensa (ANP) se extendió por más de dos horas, tiempo en el que los aspirantes a La Moneda expusieron sus diferencias más que sus propuestas.

Emplazados en el Congreso Nacional, Eduardo Artes, Marco Enríquez, Alejandro Guillier, Carolina Goic, José Antonio Kast, Alejandro Navarro, Sebastián Piñera y Beatriz Sánchez respondieron cuatro rondas de preguntas, donde alteradamente los cuatro periodistas elegidos por la Asociación los iban interpelando.

El desarrollo del debate respondió a los mismos discursos que ya han instalado los competidores. Así, por ejemplo, la candidata DC apeló al centro social asegurando representar “lo mejor de la Concertación”; mientras que Piñera insistió que la opción de Chile Vamos es la de la clase media.

Más radicalizados, pero fieles a sus convicciones, José Antonio Kast aplaudió el Plan Laboral de José Piñera, también destacó el rol del mercado como ente fundamental del desarrollo; Eduardo Artés, insistió en la necesidad de un estado robusto. El candidato Unión Patriótica calificó de “anti democrática” la elección en curso, toda vez que ésta estaría digitada por los grandes medios de comunicación y los empresarios.

Constitución



Uno de los temas abordados en Valparaíso fue el de la Constitución.
La pregunta por la necesidad o no de una nueva carta fundamental, así como por el mecanismo para llegar a ella, fue repetida en más de una oportunidad por los preguntadores.

Alejandro Guillier fue interpelado para conocer su posición frente a la asamblea constituyente, respuesta afirmativa, pero que no sirvió para profundizar en los plazos o alcances propuestos por la carta independiente apoyada por Fuerza Mayoría. “Chile necesita una nueva Constitución” señaló, una que sea creada por el propio país, dijo cuando le preguntaron si el modelo de AC en el que creía era el de Venezuela.

Marco Enríquez Ominami en este tema no dudo: el candidato del PRO se comprometió con una asamblea constituyente, tal como lo hiciera Artés y Navarro.

En tanto, Sebastián Piñera adelantó que su bloque presentará propuestas para una modificación constitucional, arreglos a los que se llegaría mediante una “fórmula democrática”.

Dictadura, Derechos Humanos y los cómplices pasivos.

Otro de los temas que marcó la pauta fue el tema de los derechos humanos. Uno de los redactores presentes preguntó a Piñera por la cantidad de cómplices pasivos que apoyan su candidatura. El expresidente evadió una respuesta asegurando que “haber participado en el gobierno militar”, no condena a las personas, situación que molestó a resto de los candidatos con excepción de Kast.

Enríquez Ominami lo interpeló por los dichos de la candidata a diputada por la Udi, Loreto Letelier, quien aseguró que las víctimas del Caso Quemados habrían auto infligido sus heridas. Piñera prefirió no pronunciar resolución sobre la idoneidad moral de la aludida aspirante al Congreso.

El diputado Kast, por su parte, defendió los 17 años de dictadura militar asegurando que fue necesario para devolverle el país a los chilenos. Junto a Piñera criticaron al gobierno de Allende, calificándolo como el peor de la historia: “hay que ser autocrítico con la historia. La izquierda usó la violencia en su beneficio electoral” apuntó el ex mandatario.

La Araucanía

La división fue mayor a la hora de hablar del conflicto mapuche.
La candidata del Frente Amplio hizo un llamado al diálogo, increpando a la Nueva Mayoría por haber aplicado la Ley Antiterrorista, normativa que calificó de ineficaz, y comprometiéndose a nunca aplicarla en caso de convertirse en gobierno.

En defensa del debido proceso también se manifestó Alejandro Navarro. El senador que representa a País cuestionó la forma en que se había llevado adelante la política de gobierno para encontrar una solución al conflicto. Además, interpeló al independiente de derecha cuando calificó de “terroristas” a los cuatro comuneros que permanecen en huelga de hambre.

Regionalización

Carolina Goic y Alejandro Guillier fueron interrogados por sus propuestas de descentralización. Ambos senadores regionales insistieron en la necesidad de aprobar una ley que permita la elección popular de Gobernadores regionales; además exigieron traslado de poder político y económico a las distintas comunas del país.

Mientras la DC despuntó por la necesidad de diversificación energética y la importancia regional para lograrlo; el periodista profundizó en la idea de los impuestos regionales, al igual que Alejandro Navarro.

La idea del PRO también va por una ley de descentralización, una que incluya lo económico, lo político y lo administrativo.

En otros temas, Artés, Enríquez, Guillier, Navarro y Sánchez se mostraron partidarios del fin de las concesiones hospitalarias; mientras que Goic, Kast y Piñera defendieron el modelo público privado.

Sobre educación, el expresidente adelantó que no entregará más recursos para la gratuidad, por el contrario, que hará que los estudiantes paguen sus estudios cuando los terminen.

Todos estuvieron de acuerdo con la importancia del desarrollo en ciencia y tecnología, pero al igual que cultura, agenda de género, probidad y deportes, nada fue mencionado en el espectáculo organizado por la prensa escrita.

Unos contra otros fue la tónica en materia de corrupción, así mientras Marco Enríquez Ominami mostraba una orden judicial contra Piñera, este defendia su moral asegurando que no tenía boletas mal habidas. Artes dijo que el lugar (Congreso) olía a corrupción, mientras que Kast se presentó como el único que no mantenía dudosos vínculos con el dinero.

Crédito: Paula Campos  – Diario UChile