publicidad-webypunto-300x250

La cantante realizó el primero de sus dos conciertos en el recinto en medio de su Amárrame Tour, confirmando el buen momento artístico que vive.

Durante el verano de 2015, Mon Laferte, quien llevaba cerca de ocho años viviendo en México, aprovechaba una visita a Chile para promocionar su música. En aquellos días una gira por el país partía con un asiento semi-cama en un bus, el escenario era una pileta de Plaza Perú frente a la Universidad de Concepción y el contrato era sólo el compromiso de su acotado grupo de seguidores de dar un aporte para costear los pasajes.

Ahora, la realidad es distinta. La cantante nacida en Viña del Mar lleva más de treinta fechas entre México, Estados Unidos y Chile, repletando cada lugar en que se ha presentado, quedando muchos fanáticos sin entrada incluso. Este martes el Amárrame Tour le dio la oportunidad a Mon Laferte de dar el primer concierto de su historia en el Teatro Caupolicán, con el recinto absolutamente lleno.

Tal como la artista, el público tiene su identidad. No responde a edades ni géneros. Al Caupolicán llegó el que quiso, más bien, el que tuvo la suerte de comprar la entrada en medio de una de las demandas más altas en lo que respecta a un espectáculo nacional. La única diferencia era que los más entusiastas llevaban una rosa en la cabeza, imitando a su ídola. Los sin accesorios compensaban con gritos.

Resulta odiosa la discusión sobre si Laferte es una artista chilena o mexicana. Lo cierto es que con cada uno de los países tiene lazos profundos. Y en este concierto la cantante no olvidó. Parte de sus raíces están en el under chileno, por lo mismo la camaradería estuvo presente con el teloneo de Amanitas, otra de las agrupaciones nacionales que ha llevado de forma exitosa sus canciones por México.

Tras un show de media hora del grupo que terminó a las 20:30, pasaron 40 minutos para que la banda de Mon Laferte, dirigida por el mexicano Manú Jalil, comenzara a tocar los primeros acordes de “Tormento”, desgarradora canción del tercer discoVol. 1, con la cual acostumbra a abrir sus conciertos, sorprendiendo de entrada con un potente agudo que mantiene por cerca de 15 segundos, cuando casi termina la pieza.

El concierto se carga principalmente hacia Vol. 1 y La trenza, su último disco. Aquí Mon Laferte invitó a Manuel García a cantar “Cielito de abril”, colaboración que aparece en la última placa. Pero además de repasos por canciones de registros anteriores como “Orgasmo para dos” (Tornasol), la cantante le regaló dos temas nuevos a su público, “Antes de ti” y “Cuando era flor”: la primera es una composición que hicieron en medio de esta gira; la otra, una que quedó fuera de La trenza, pero que será parte del DVD en vivo que saldrá del concierto en el Caupolicán.

Mon Laferte dio un espectáculo que reflejó fielmente su capacidad de pasar del éxtasis a la serenidad, del amor en su génesis hasta su destrucción. La artista dijo que por estos días se cumplen diez años de su partida a México. Por aquel entonces, mencionó, no se imaginaba dando el concierto en el Caupolicán repleto, por lo que se despidió con una petición al público, desde la experiencia de alguien que tuvo que superar penas, pérdidas y enfermedades para llegar donde está: “Salgan y sean felices”.

Lista de canciones:

  1. Tormento
  2. Vuelve por favor
  3. Si tú me quisieras
  4. Salvador
  5. Primaveral
  6. El cristal
  7. La trenza
  8. Que sí
  9. Yo te qui
  10. Cielito de abril (con Manuel García)
  11. Antes de ti (canción nueva)
  12. Flor de amapola
  13. Orgasmo para dos
  14. Amor completo
  15. Flaco
  16. Ana (cover Los Saicos)
  17. Amárrame
  18. Pa’ dónde se fue
  19. No te fumes mi marihuana
  20. El diablo
  21. Cuando era flor (canción nueva)
  22. Mi buen amor
  23. Tu falta de querer

Crédito: Maximiliano Alarcón – Diario Uchile