publicidad-webypunto-300x250

Guillermo Zepeda, pediatra broncopulmonar del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, indicó que es fundamental que los niños y las mujeres gestantes se vacunen contra esta enfermedad respiratoria, ya que el grupo de mayor riesgo se encuentra entre los menores de seis meses.

El Ministerio de Salud  (Minsal) hizo un llamado a vacunarse contra el coqueluche o enfermedad de tos convulsiva y confirmó que la vacuna para embarazadas pasará al Programa Nacional de Inmunización, lo que significa que se entregará de forma gratuita en los centros de salud pública y privada con convenio.

Esto, luego que se conociera un brote de Coqueluche en la Región del Maule, donde ya se han registrado 17 casos confirmados y la muerte de tres lactantes producto de esta enfermedad.

Guillermo Zepeda, académico y pediatra broncopulmonar del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, explicó que el coqueluche es una enfermedad respiratoria que se puede manifestar de forma epidémica y que usualmente afecta a los menores de seis meses, en particular en los niños que no están vacunados, y a los adultos mayores.



Respecto de la medida que adoptó el Minsal para las mujeres que están embarazadas, indicó que la vacuna permite que la madre traspase defensas y proteja al hijo durante los primeros meses de vida. “Está en relación al principio de inmunización pasiva que se transmite a los menores de seis meses durante la gestación, a través de la placenta, y durante la lactancia”.

El médico comentó que uno de los resguardos que se puede tomar para no contagiarse es evitar el contacto con personas enfermas, lo cual es casi imposible en el caso de los niños que diariamente se enfrentan a este tipo de bacterias en sus lugares de estudio o juego.

En ese sentido, señaló que es fundamental que se aplique la vacuna proporcionada por el Ministerio de Salud, la cual está contemplada a los dos, cuatro, seis y 18 meses de edad, además de otra en la etapa escolar, en primero y octavo básico.

“La vacuna es tan útil que lamentablemente los casos más graves se da en niños que no están vacunados, ya sea porque tienen menos de dos meses o porque sus padres no los quisieron vacunar. Este último es grupo de gran riesgo”, sostuvo.

El académico indicó que uno de los síntomas de esta enfermedad son los frecuentes ataques de tos que terminan con el sonido de un gallo cuando la persona inspira. En los niños más pequeños estos ataques pueden incluso hacer que se pongan morados o cianóticos, debido a la falta de oxígeno.

Si bien las vacunas son proporcionadas desde los dos meses de vida, solo a partir de la tercera dosis, es decir, los seis meses, los niños adquieren protección. Es por ello que el Minsal dio inicio al proceso de vacunación para todas las mujeres embarazadas desde las 28 semanas de embarazo. El objetivo de esto es proteger a los lactantes, ya que la tos convulsiva puede ser grave en esta etapa, al punto de provocar la hospitalización e incluso la muerte.

Crédito: Karina Palma  – Diario UChile







No tags for this post.