Si bien la idea del Ejecutivo era que se realizara la fiscalización a los mayores de 14 años, desde La Moneda celebraron la aprobación de la iniciativa, misma que ahora deberá ser votada en el Senado.

Este miércoles, la Cámara de Diputados aprobó el control preventivo de identidad a partir de los 16 años con 87 votos a favor y 57 en contra.

Si bien la idea del Ejecutivo era que se realizara la fiscalización a los mayores de 14 años, desde La Moneda celebraron la aprobación de la iniciativa, misma que ahora deberá ser votada en el Senado.

Fueron los diputados de la Democracia Cristiana quienes presentaron una indicación a la iniciativa del gobierno para que la edad aumentara a los 16 años, medida que fue clave para que el proyecta haya sido aprobado.

De todas maneras, el control preventivo de identidad a menores de edad ha sido fuertemente criticado por los expertos en seguridad.

Lucía Dammert, académica de la Universidad de Santiago, dijo a nuestro medio que las propuestas de seguridad del Ejecutivo son medidas más bien retóricas, y no programas sostenibles a largo plazo.

“Uno de los grandes problemas que hay acá es que uno ve mucha retórica, mucho punto de prensa, mucho voladero de luces, pero al final del día, para enfrentar la delincuencia, tú necesitas presencia policial, capacidad disuasiva, y después necesitas programas preventivos de largo plazo que sirven. En general la gran deuda de Chile son los programas preventivos sostenibles en el tiempo”.

En ese sentido, la experta en seguridad indicó -respecto del control preventivo a mayores de 16 años- que es una medida, por sobre todo, efectista a la hora de sumar apoyos electorales.

“No quiero pensar que hay un cinismo en términos del debate político, donde uno apunta a cosas que sabe que no sirven pero que tienen algún nivel de respuesta electoral”.

La iniciativa aprobada este miércoles había sido presentada por el Gobierno en marzo pasado, como una modificación a la ley propuesta el año 2016 y que buscaba, además del control a mayores de 14 años, la revisión de mochilas y automóviles.

Crédito: Diario UChile