Desde la parte boliviana, afirmaron que nuestro país se equivocó en el texto y contexto de la argumentación. En ese sentido indicaron que Chile sigue anclado en el sigo pasado.

Al término de la jornada de este viernes en La Haya, el Canciller chileno Roberto Ampuero se refirió a la solidez de los argumentos de Chile: “Nosotros planteamos nuestros argumentos con evidencias claras e incontestables”, dijo, agregando también que la contraparte boliviana se basa en artilugios.

El Ministro de Relaciones Exteriores aprovechó la ocasión para hacer un llamado a Bolivia de que respete el Tratado de 1904. En ese sentido, invitó al Presidente Evo Morales a respetar la historia y aceptar la realidad política.

Por su parte, el agente de Chile en La Haya, Claudio Grossman, declaró que “el compromiso histórico de 1904 señaló que el acceso no soberano de Bolivia era un derecho regido por un tratado (…) aquí no está en juego ese tratado, que no es un muro, sino un puente entre ambos países”.

Grossman fue más lejos al afirmar que con toda esta situación, está en juego no solo la relación entre ambas naciones, sino que también la diplomacia y el derecho.

Desde el equipo boliviano tomó la palabra el agente Eduardo Rodríguez-Veltzé, quien reafirmó nuevamente la exigencia de su país: “La demanda de Bolivia es clara y no ha variado. Pedimos que se declare la obligación de Chile para negociar”.

El ex presidente del país vecino dijo también que “Chile equivocó los textos y contextos presentados en sus alegatos. Siguen anclados en el siglo pasado”.

Además, el agente de Bolivia en La Haya invitó a peruanos, chilenos y bolivianos a conmemorar el Día del Mar, fecha en que se reivindica la demanda histórica de Bolivia se obtener una salida con soberana al Océano Pacífico.

Crédito: Camilo Villa J. – Diario UChile