publicidad-webypunto-300x250

“La machi está en su casa con arresto domiciliario nocturno, pero aún no puede comenzar a trabajar atendiendo enfermos pues su estado de salud no es el óptimo”, manifestaron los comuneros a través de un comunicado.

A través de un comunicado la familia de la machi Francisca Lincona criticó la tardanza en el juicio del caso Luchsinger Mackay. “Existe una gran preocupación por las diversas situaciones que han causado que el juicio por el caso se haya dilatado de manera excesiva y con un grave daño directo a muchas familias que han sido involucradas, puesto que esta acusación se basa principalmente en una declaración obtenida bajo apremios ilegítimos al comunero mapuche José Peralino Huinca que ha acusado a agentes de la PDI como ejecutores de estas vulneraciones”.

En el texto, la comunidad también aludió a la salud de la autoridad mapuche, situación que ha declinado considerablemente durante los últimos meses. “La machi está en su casa con arresto domiciliario nocturno, pero aún no puede comenzar a trabajar atendiendo enfermos pues su estado de salud no es el óptimo”, señalaron.

El 24 de mayo pasado la familia Luchsinger Mackay ingresó una apelación al Tribunal Constitucional, por lo que aún queda un mes de plazo para que el tribunal se pronuncie respecto de si es o no admisible este reclamo.

En este contexto, los familiares de Linconao advirtieron: “Cómo es posible que a más de un año de iniciado este proceso aún no se inicie el juicio”.

Por último, los comuneros se refirieron a la situación de los 11 mapuches que el pasado lunes 29 de mayo iniciaron una huelga de hambre líquida. “Apoyamos absolutamente a los hermanos que aún están en la cárcel. Entendemos el terrible dolor de sus familias. También apoyamos la exigencia de retirar la Ley Antiterrorista”.

Crédito: Diario Uchile