publicidad-webypunto-300x250

En la nueva jornada de movilización, se proyecta que más de cuarenta comunas en todo Chile se movilicen exigiendo el fin del sistema de pensiones. Además, de la convocatoria, las miradas están puestas en el anuncio que la Coordinadora hará a la ciudadanía.

Este domingo, la Coordinadora No+AFP encabezada por Luis Mesina, sale a la calle por cuarta vez para exigir el fin de las Aseguradoras de Fondos de Pensiones.

La convocatoria alcanza a más de cuarenta ciudades en todo el país. De norte a sur, estudiantes, trabajadores de la salud, profesores, empleados públicos, mineros, entre otros, anunciaron sumarse a la marcha que, en todo Chile, se iniciará a las 11 horas.

En la previa a la movilización, los organizadores extendieron la invitación a todos quienes quieran un cambio en el sistema de pensiones: “A todas luces, las AFP han fracasado, las pensiones que el sistema otorga a los afiliados cuando se pensionan son absolutamente insuficientes, y seguirán empeorando. Hoy, las pensiones de las AFP en promedio son de $125.319 pesos, y más del 91% recibe menos de $151.353”. Las cifras, según la OCDE, son de las más bajas del grupo. Además, con tasas de reemplazo de 35% para mujeres y 40% para hombres, siendo uno de los países que presenta mayor desigualdad entre ambos sexos.

Otra de las acusaciones de la Coordinadora es que las AFP han sido exitosas “en convertir el ahorro previsional forzoso de los trabajadores en capital barato al servicio de los grandes grupos económicos, para invertirlo en los mercados financieros”.

Por eso, exigen a las autoridades el garantizar un Sistema de Reparto Solidario con aportes tripartitos: “nuestra propuesta permite mejorar significativamente las pensiones tanto para los pensionados actuales como para los futuros. Chile no es un país envejecido, por el contrario estamos en un periodo de transición demográfica con más de cinco trabajadores activos por cada pasivo. Nuestra propuesta es la que mejor enfrenta los futuros problemas demográficos, mientras que las pensiones del sistema de AFP ya están cayendo a niveles insostenibles”.

En la movilización de octubre, la Coordinadora hizo un llamado a abandonar las aseguradoras Cuprum y Hábitat, antes, habían solicitado cambiarse al Fondo E: en 2016 fueron más de 200 mil las personas que se sumaron a este fondo con el fin de capear la volatilidad de los mercados.

Con este precedente, este cuarto llamado a movilización culminará con un nuevo anuncio. Al menos así lo comprometió Luis Mesina, quien -además- es sondeado para ser uno de los candidatos presidenciales del Frente Amplio, definición que se podría confirmar durante las próximas horas.

Sin embargo, el propio Mesina ha manifestado “pudor” ante la posibilidad de convertirse en alternativa a La Moneda. En conversación con Cooperativa dijo no tener aspiraciones políticas, pero estar consciente de que las decisiones no son estáticas: “Hay que escuchar más a la gente para tomar una decisión (…) Nosotros vamos a evaluar, como coordinadora, qué es lo que vamos a hacer políticamente. A priori, nunca hemos descartado nada”.

Criticas a Valdés 

La cuarta marcha contra el sistema se da en medio de las críticas políticas hacia el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés (PPD). 

La primera en encender el debate fue la ex ministra del Trabajo, Ximena Rincón (DC), quien  aseguró que su salida fue producto de la hegemonía de la cartera de Hacienda en el tema de pensiones.

La nueva ministra de Trabajo, Alejandra Krauss (DC), también tuvo un capítulo polémico con Valdés. La secretaria de Estado reveló que el cinco por ciento extra de cotización no sería administrado por las AFP, a lo que el jefe de la cartera fiscal respondió con duras críticas hacia su compañera, a quien calificó de imprudente, y desmintió que estuviera zanjado el destino de la cotización adicional.

Los problemas no sólo han sido al interior del gabinete. En la Nueva Mayoría diversas voces lo acusan de defender los intereses de las AFP en desmedro de los trabajadores. Sin embargo, y mientras se discute el destino de los nuevos dineros que entrarán a la ecuación, con las declaraciones de los ministros se deja entrever que el Gobierno cerró la puerta a la propuesta que en agosto pasado entregara la Coordinadora a la presidenta Bachelet.

Por eso, desde No+AFP también aportaron al debate: “Lamentablemente a esta altura no nos sorprende que nuevamente el ministro (Rodrigo) Valdés salga en defensa de las AFP y los grandes grupos económicos, pero se entiende al saber que en medio de las manifestaciones nacionales por terminar con las AFP, se reuniera en EEUU, en una cena en octubre de 2016, con representantes de las multinacionales Principal Financial Group, propietaria de Cuprum, y de MetLife, propietaria de Provida. Menos escabroso, pero igual de imprudente, fue el ataque público que hizo contra la ministra de Trabajo y Seguridad Social”.

Además, responsabilizan a la Presidenta por la demora en el cambio al sistema. En entrevista con Radio y Diario Universidad de Chile, el vocero Luis Mesina dijo que “los partidos de la Nueva Mayoría tienen una posición interesada de culpar a los ministros de estado del nulo avance en esta materia cuando toda responsabilidad recae en la presidenta Michelle Bachelet.“Realmente los trabajadores no hemos tenido nada. El anuncio que se hizo en agosto pasado sobre el aumento del cinco por ciento gradual a la contribución de los empleadores aún no se resuelve”.

Por eso insistieron en su llamado a “todas las familias trabajadoras de Chile a marchar masivamente este domingo 26 de marzo para dejar en claro que no queremos más AFP, ni privada ni estatal, y no toleraremos reformas cosméticas que no dan solución real a las bajas pensiones ni a la estafa permanente de que venimos siendo objeto los trabajadores chilenos por las AFP desde hace más de 36 años”.

La exigencia es volcarse a un Sistema de Reparto Solidario con aportes tripartitos”, es decir, con dineros provenientes desde el trabajador/a, empleador y el Estado, dejando atrás el modelo de capitalización individual impuesto por José Piñera durante la dictadura.

Crédito: Paula Campos  – Diario UChile