Trabajadoras y trabajadores de diversos sectores paralizaron ayer sus actividades para plegarse al Paro Nacional Activo convocado por la Central Unitaria de Trabajadores. La presidenta del organismo colegiado, Bárbara Figueroa, sostuvo que los temas importantes para la ciudadanía no han sido tomados en cuenta por el Gobierno.

Este miércoles, los trabajadores y trabajadoras se tomaron las calles de Chile con el objetivo de hacer notar sus demandas y terminar con la precarización del sector público.

En una convocatoria liderada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), asociaciones y agrupaciones de trabajadoras y trabajadores de diversos sectores paralizaron sus actividades y se plegaron a las distintas actividades que se convocaron a lo largo de todo el país.

En Santiago, al mediodía se comenzaron a escuchar los tambores que dieron pulso a las batucadas, los silbatos con los que los sindicatos mostraron su descontento y las voces de miles de personas que corearon consignas en contra del Gobierno.

Así, en la plaza Baquedano, a la Central Unitaria de Trabajadores se le sumaron miembros del Colegio de Profesores, de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (FENATS), la Asociación Nacional de Funcionarios de la JUNJI, entre otra decena de agrupaciones y sindicatos.

En medio de la movilización, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, Bárbara Figueroa, hizo un llamado a las autoridades y a la oposición a cambiar su agenda, poniendo énfasis en los temas que le afectan a la ciudadanía.

“¿Cómo va a ser más importante regular y permitirle a las isapres seguir subiendo indiscriminadamente los planes de salud y no atender que hoy en día la población con su salario no logra vivir y que necesita endeudarse, que tiene que estar presionada a fin de mes? Ese es el tipo de cosas que, creemos, debiesen estar en el centro de la agenda. Lamentablemente, eso no sólo no lo recoge el Gobierno, sino que tampoco los partidos de la oposición han estado claros en que ésta tiene que ser la agenda”, comentó la dirigente entre banderas y pancartas de la CUT.

Además, Figueroa agregó que “por eso el mundo social se tiene que manifestar y el llamado es a que se recoja este planteamiento”.

Por su parte, en conversación con Radio Universidad de Chile previa a la marcha, el presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales, José Pérez, explicó las razones que tuvo su agrupación para plegarse al paro convocado por la CUT.

“Hemos relevado una consigna que es importante. Tus derechos los realizamos respetando la función pública y el empleo de las y los trabajadores. Hemos sufrido despidos arbitrarios en diciembre del año pasado, consideramos que eso es un abuso de parte del gobierno de turno. Somos funcionarios de carrera y del Estado. También tenemos la consigna de mayor presupuesto y no restricción, mayor capacitación de los funcionarios públicos, respeto a su dignidad humana y por eso también relevamos la importancia estatal para las y los ciudadanos”, indicó el presidente de la ANEF.

Así también lo hizo el Colegio de Profesores, quienes, a través de su segundo vicepresidente, Jaime Gajardo, criticaron las medidas que ha implementado últimamente el Gobierno, indicando que éstas van en contra de mejorar la situación actual de las y los trabajadores.

“El Colegio de Profesores ha hecho suya esta inciativa, así como también No+AFP, porque hoy estamos ante una precarización del empleo, inestabilidad laboral, cierres de empresas, alzas y proyectos además que está enviando el Gobierno al parlamento que precarizan mucho más el empleo”, comentó Gajardo.

Luego de completar el trayecto que se inició en Baquedano, la movilización tuvo su término en un escenario ubicado en la plaza Los Héroes, desde donde se realizó el acto central de la marcha.

En éste, los dirigentes de las diversas colectividades hicieron un llamado a la ciudadanía a manifestarse y sacar la voz ante las injusticias de las que miles de trabajadoras y trabajadores a lo largo del país son víctimas día a día.

Crédito: Tomás González F. – Diario UChile