publicidad-webypunto-300x250

El director de la organización, Hernán Calderón, recalcó que de una u otra forma se sumarán al conflicto judicial que también involucra al Estado de Chile.

Se cumple un año de la entrada en vigencia de la ley de etiquetados de alimentos con el sello de alto en azúcar, calorías, grasas saturadas y sodio en los respectivos envoltorios. Pero más que calmarse las aguas, algunas empresas han anunciado acciones legales contra el propio Estado de Chille.

Es así como la marca de alimentos Evercrisp presentó una querella contra el Fisco, con el objetivo de anular una resolución de la Seremi de Salud que le prohibió utilizar a dos de sus más populares personajes animales asociados a sus productos: “Gatolate” y “Cheetos”.

La firma dependiente de la Norteamericana Pepsico acusó que se aplicó “una interpretación extensiva e ilegal” de dicha normativa, argumentando que los personajes que aparecen en esos envases cumplen la función de distinguir al producto de sus competidores y que el uso de esas imágenes en el mercado “no es publicitario”.

El conflicto ya se había iniciado en 2016 cuando la seremi de Salud abrió un sumario contra Evercrisp y la sentencia se conoció en abril pasado. Para evitar el retiro del mercado de ambos productos, la empresa acató ciertas normas. No obstante, subrayó que las marcas están registradas y que desde la vigencia del estatuto no han usado a los personajes en medios masivos.

Al respecto, el senador PPD Guido Girardi, quien junto a la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus), anunció que se harán parte de este litigio que pretende pasar por alto la normativa establecida en la ley de etiquetado.

“Esta ley establece que cuando estos alimentos son basura, no puede hacer publicidad a los niños menores de 14 años como si fueran saludables y no pueden usar ganchos. Esta empresa lo que quiere es utilizar ganchos como anzuelos, adhesivos, juegos y monitos, donde en realidad los niños no están buscando el alimento, si no que el adicional y nosotros nos hicimos parte de la denuncia”.

En tanto, el Presidente de Conadecus, Hernán Calderón, no descartó querellarse contra la trasnacional de alimentos Pepsico, sin embargo, precisó que por el momento se sumarán al conflicto judicial.

Calderón agregó que desde la óptica de la corporación, la ley de etiquetados ha sido positiva para los consumidores, especialmente para los niños.

“Si hay que querellarse por supuesto que los vamos a hacer, no le quepa la menor duda, pero en este caso hay una demanda en curso, por lo tanto, nosotros no podemos volver a demandar, nos haremos parte de la acción judicial para participar en la demanda, para impedir que se aplique una ley, que yo creo en su gran mayoría las empresas han acatado y es un avance importante para dejar de perjudicar a los niños”.

De forma paralela, el Ministerio de Salud anunció que se investiga el uso de edulcorantes que también está establecido en la ley de etiquetados.

Las indagatorias son lideradas por el Departamento de Alimentos y Nutrición del Minsal, tiene por objetivo definir si las marcas dejaron de elaborar sus productos con azúcar para dar paso a los edulcorantes.

Paolo Castro, director nacional del Colegio Nutricionista, precisó que otro aspecto que se tiene que resolver es el daño que podría implicar en la persona el consumir edulcorantes en el transcurso del tiempo y sus diferencias sobre el azúcar. El profesional enfatizó en las consecuencias negativas en el sistema intestinal y los efectos adictivos que podrían producirse.

“Hoy existe un alto grado de dulzor en la alimentación chilena y, por lo tanto, la recomendación es no endulzar los alimentos consumidos por niños, porque de esta forma estimulamos a que tengan el deseo y el gusto adquirido. Lo mismo pasa con la sal, o sea, mientras más sal o azúcar se pone, se ayuda a generar el hábito de acostumbramiento”.

En los próximos días se activará la segunda etapa de la ley de etiquetados, que establece límites más estrictos a los vigentes en el primer año de la normativa, factor que las empresas ya han anunciado que se hará inviable la elaboración de muchos productos.

Además está el anuncio realizado por el director subrogante de Junaeb, Jaime Tohá, quien informó que a partir de 2018, los estudiantes que tienen la tarjeta ya no podrán comprar comida chatarra con dicho beneficio, tal como suele ocurrir actualmente. También podrán adquirir en supermercados o almacenes productos solo con hasta dos sellos denominados “altos en”.

Crédito: Rodrigo Fuentes  – Diario UChile