publicidad-webypunto-300x250

Este miércoles continuó el debate sobre el proyecto de aborto en tres causales. La comisión mixta emitió un informe que fue aprobado tanto por la Cámara como por el Senado. Mientras, la oposición concretó la presentación de un requerimiento ante el Tribunal Constitucional con el que pretenden impugnar las causales que fueron aprobadas.

La Cámara de Diputados aprobó el informe evacuado por la comisión mixta sobre el proyecto que despenaliza el aborto en tres causales – inviabilidad fetal, riesgo de vida de la madre y en caso de violación de la mujer-.  Con 70 votos a favor, 45 en contra y una abstención, el documento consiguió el quórum para pasar al Senado.

Misma situación ocurrió en el Senado, en donde por 22 votos a favor y 13 en contra, dieron luz verde al artículo relativo a los casos de menores de 14 años que sean víctimas de violación.

Las etapas posteriores a la conformación de la comisión mixta fueron bastante expeditas, a diferencia de lo que caracterizó a todo el debate desde que ingresó a la Cámara Baja en 2015.  Esto demostraría el interés del oficialismo por despachar un proyecto clave ante el posible “derrumbe” que podría enfrentar en el Tribunal Constitucional por su cambio de presidente de Carlos Carmona a Iván Aróstica, de perfil más conservador.

Por lo mismo, desde la Nueva Mayoría llamaron a concentrar todos los esfuerzos en esta instancia a la que recurrieron los senadores de la oposición para impugnar las tres causales aprobadas.

Durante este miércoles, se trató en ambas cámaras la situación judicial de las adolescentes menores de 14 años que quieran acceder al aborto en casos de violación y el procedimiento para garantizarlo.

Desde la bancada del Partido Radical comprometieron su aprobación al texto en su totalidad. El diputado de esta colectividad, Fernando Meza, dijo que durante su práctica médica procedió a la interrupción del embarazo, lo que salvó vidas a mujeres que se encuentran en condiciones límites de salud.

La diputada comunista Karol Cariola valoró el avance de la Comisión Mixta que respaldó las causales y afirmó que “la atención debe estar puesta en el TC para que no opere como un órgano antidemocrático”.



Mientras, la diputada independiente Karla Rubilar descartó que el inciso pendiente perjudicara a las niñas y adolescentes como ha argumentado la oposición y llamó a ponderar las distintas situaciones que enfrentan mujeres que abortan en la clandestinidad.

Desde la oposición aseguraron que en la comisión mixta la ministra de la Mujer, Claudia Pascual, “pasó la aplanadora” y solo atendió a su sector. Además, insistieron en que se trata de un proyecto que debilita la situación de las mujeres y, en esa línea, este Gobierno dejaría un “legado de muerte”,  según expresó la diputada de la UDI, Claudia Nogueira, quien integró también la Comisión Mixta.

Los senadores de la oposición presentaron su anunciado requerimiento ante el TC con el que esperan impugnar las tres causales del proyecto porque, a su juicio, abriría la puerta al aborto libre. Lo mismo se espera que concreten los diputados de Chile Vamos durante este viernes.

En ese contexto, algunos parlamentarios de la Nueva Mayoría plantearon que el Tribunal se habría comprometido a entregar su resolución durante los siguientes diez días, para resolver definitivamente en que pie quedaría este proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en tres causales.

Cabe destacar que en medio del debate que se desarrolló en la Comisión Mixta nuevamente se apuntó a un tema que marcó la discusión sobre el aborto: la inequidad de género.

Cuando se dio a conocer la nómina de los representantes de ambas cámaras, la senadora Lily Pérez reparó en que “no había ninguna mujer que represente en este sensible proyecto”, considerando que la única estaba ligada a un sector que abiertamente rechaza todas las causales.

Cabe recordar que Chile es uno de los siete países del mundo que mantiene penalizado el aborto en todas las circunstancias y este proyecto vendría a fijar el mínimo para asegurar los servicios de salud para las mujeres que interrumpen su embarazo, según han manifestado las organizaciones de derechos humanos y de mujeres.

Crédito: Natalia Figueroa – Diario UChile