Detrás del fallo de la Corte de Apelaciones, que abre la posibilidad de restituir al ex director, está el riesgo de que se empañe la reputación de la organización, la que ya fue cuestionada tras la destitución del abogado en enero de este año. En ese sentido, algunos parlamentarios están buscando responsabilidades políticas, y pidiendo la renuncia de estos cargos.


Hasta este comienzo de abril transcurrieron casi tres meses luego de que Branislav Marelic fuera destituido de la dirección del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), justo unos días antes de que se presentara un informe con datos dramáticos del Servicio Nacional de Menores (Sename). Esa fue una de las razones que se barajó en ese entonces para explicar la salida del abogado, que fue votada por el consejo de la entidad ese 15 de enero.

El ex director presentó posteriormente un recurso de protección y este martes, la Corte de Apelaciones de Santiago dejó sin efecto su despido por considerarlo “ilegal y arbitrario, debiéndose dejar sin efecto todo acto posterior que suponga, por su través, la validez del acto de remoción recurrente”.

En conversación con Radio Universidad de Chile, Branislav Marelic explicó qué significado tiene esta resolución dada a conocer por el Tribunal de Alzada.

“La remoción no fue concordante con el debido proceso. Dentro de esta línea, la Corte de Apelaciones con mayor énfasis sacó su resolución diciendo que la decisión no había sido fundada, lo cual implica que todo el acto debe ser anulado”, dijo.

El flanco que se abre para el INDH no solo guarda relación con la restitución del abogado de la Universidad de Chile en el cargo de director, algo que hasta el momento no ha ocurrido también plantea un conflicto con ese mismo consejo que en su momento, y sin razones suficientes –de acuerdo a lo que determinó esta instancia judicial–, decidió destituirlo.

Y las reacciones del mundo político no tardaron en llegar pidiendo cortar cabezas. El diputado Tucapel Jiménez se mostró preocupado por los antecedentes se han generado a partir de este caso. Este cuestionamiento a la reputación del Instituto motivó al congresista a presionar por la renuncia de todos los consejeros.

“Yo creo que tienen que asumir las responsabilidades ellos. Esta determinación se tomó en un momento que quedó un manto de duda respecto del informe del Sename, y yo creo que lo mínimo es pedirles la renuncia. Conversé con varios diputados porque nosotros acá tenemos la facultad de pedirle a la Corte Suprema la remoción a los consejeros. Queremos guardarnos esa instancia porque esperamos que ellos renuncien y se puedan elegir nuevos directores del INDH”, manifestó.

Jiménez agregó que durante la jornada de este miércoles conversó esta idea con sus colegas Marcelo Díaz, René Saffirio y Carmen Hertz, entre otros, y que diez es el número de parlamentarios necesarios para hacer esta solicitud.

Desde la Fundación Infancia también se observó este tema con aprehensión. Nathalie Oyarce, presidenta de la organización, expresó que el daño en el instituto es grande, por lo que se esperaría una restitución del ex director.

“Y una vez que se restituya a Marelic, nuevamente el instituto comience a levantar su imagen, que la tiene por el suelo, y no solo ellos, sino que como país ante las Naciones Unidas, ante los organismos internacionales de derechos humanos, nos deja mal”, señaló.

La respuesta del INDH
Mediante un comunicado de prensa el Instituto de Derechos Humanos anunció que efectivamente apelará a la resolución de la Corte de Apelaciones de Santiago ante la Corte Suprema. El recurso de apelación tiene como finalidad que la Corte Suprema reconozca y resguarde la autonomía e independencia del Instituto, principios fundamentales que han permitido que el INDH haya sido acreditado por las Naciones Unidas en su máxima categoría.
El documento difundido por el órgano señala que “existe el convencimiento de que los consejeros y consejeras que votaron la remoción, tomaron la decisión en estricta observación de sus potestades, atendiendo tanto a los requisitos y fundamentos exigidos por la ley y sus reglamentos internos, como a razones fundadas que ameritaban un cambio con el objeto de subsanar los déficits de gestión institucional”.

Para llevar a cabo la acción judicial, el INDH acudió al estudio jurídico del ex Contralor General de la República, Ramiro Mendoza, quienes ya se encuentran trabajando en el escrito que será presentado durante los próximos días y que “se espera revierta la sentencia de primera instancia, dando así cumplimiento al mandato entregado a la Directora para que llevara a cabo la defensa del INDH y del Consejo, que consta en el acta de fecha 27 de febrero de 2018, correspondiente a la sesión extraordinaria N° 410.

Con lo anterior, el retorno de Branislav Marelic a la jefatura del instituto aún se encuentra en ascuas a la espera de la resolución del máximo tribunal de nuestro país.

Crédito:Nicolás Massai D.-Diario UChile

 




No tags for this post.