Luego de la modificación de la cifra del IPC de enero, Guillermo Pattillo ha sido el blanco desde todos los sectores, tanto del oficialismo como de la oposición. A su vez, los funcionarios del INE criticaron su gestión. Mientras tanto, la vocera de Gobierno evitó darle apoyo.

Las cosas están revueltas en el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Ya el organismo venía siendo cuestionado desde que el año pasado se habría manipulado la cifra del IPC. Hoy, año 2020, la historia es similar.

Esta vez las cifras corresponden a enero del presente año. Para tal, se incluyó el aumento de un tres por ciento en el valor de la electricidad, sin embargo, el día 12 de febrero, el INE subió un comunicado para actualizar dicha cifra en un cero por ciento.

Desde la Asociación de Funcionarios del Instituto Nacional de Estadísticas (Anfine), criticaron el cambio de cifra y apuntaron al director del INE, Guillermo Pattillo, como el principal responsable.

“Las razones técnicas de dicha supuesta actualización no han sido pormenorizadas en ningún comunicado interno que nos permita, como trabajadores y trabajadoras del instituto, comprender la insólita decisión institucional que modifica los resultados publicados, contraviniendo la tradición y protocolos técnicos internacionales y locales”.

“Guillermo Patillo, en su calidad de máxima autoridad de la institución, tiene -por la naturaleza de su cargo- la obligación de alentar las buenas prácticas de la labor pública, la mejora técnica permanente de la producción estadística y la defensa y engrandecimiento del prestigio de la institución que es, en suma, el prestigio de sus trabajadores y trabajadoras. Lejos de ello, parece ser que nos encontramos ante la acción de una gerencia que busca poner la institucionalidad del INE a disposición de los intereses del gobierno de turno, cediendo a realizar cambios metodológicos en productos estratégicos a razón de exigencias de otras reparticiones ministeriales que, ante nuestros resultados publicados, parecen haberse visto incómodos. Así pasó con las cifras de empleo durante el año 2019”, continúa el comunicado.

De igual manera, los funcionarios del INE indicaron que las malas decisiones de la Dirección Nacional encaminan al fracaso de la visión actual de la institución.

“Todo parece indicar que asistimos al fracaso rotundo de una visión gerencial descontextualizada de la realidad técnica de una institución estadística que buscó siempre posicionarse en las cumbres del “buen hacer” en conformidad a los protocolos internacionales de más alto nivel, pero que hoy se enloda con malas decisiones, coherentes sólo en la cabeza de la Dirección Nacional; se entrampa en excusas evitables si se trabaja en conjunto con los y las trabajadores y trabajadoras, y si se presenta la voluntad de transparencia en la gestión directiva”.

Peor aún para Guillermo Pattillo: Este lunes, la vocera de Gobierno, Karla Rubilar, evitó brindarle apoyo al momento de ser consultada sobre si el director del INE tiene la confianza del Ejecutivo.

“El ministro de Economía (Lucas Palacios) está evaluando todas y cada una de las opciones al respecto de la situación”, sostuvo Rubilar.

Como si fuera poco, parlamentarios de oposición ya comienzan a pedir la cabeza de Pattillo. Es el caso de Esteban Velásquez (independiente), quien dijo a La Tercera que la situación “ya pasó todos los límites”. En ese sentido le pidió al presidente Piñera que solicite la renuncia del director del INE, sino –aseguró- el problema lo tendrá el ministro de Economía, Lucas Palacios.

Y no son solo palabras, pues Velásquez informó que el titular de Economía será citado en marzo a la Comisión de Economía para que de sus explicaciones.

Pese a los errores del INE, desde el organismo insisten en que “detrás de todo lo realizado en este tiempo en la institución hay un objetivo: elevar la calidad metodológica y un compromiso: la total transparencia, asumiendo los costos que eso pueda tener”. Parece ser que el mundo político está escéptico al respecto.