publicidad-webypunto-300x250 A propósito de la aprobación del Senado a la idea de legislar acerca del proyecto de Educación Pública, el académico de la Universidad de Chile Cristián Bellei indicó que los mayores obstáculos en su avance legislativo están en aquellos que no quieren descentralizar el nivel intermedio del sistema de educación secundaria.
La Sala del Senado aprobó esta semana la idea de legislar sobre el proyecto que crea el Sistema de Educación Pública, que cursa su segundo trámite constitucional y que ahora pasa a la Comisión de Educación.

En esta etapa del proceso, el Ejecutivo y los legisladores deberán presentar sus indicaciones. En ese contexto, el integrante del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la Universidad de Chile (CIAE), Cristián Bellei, quien colaboró en la elaboración de la iniciativa, afirmó que la desmunicipalización es un cambio institucional significativo y complejo, por lo que obtener buenos resultados dependerá de los consensos que se alcancen.

Recordemos que la iniciativa contempla un sistema integrado por el Ministerio de Educación, una Dirección de Educación Pública y más de 60 Servicios Locales de Educación Pública dirigidos por los denominados Directores Ejecutivos.

En entrevista con Radio y Diario Universidad de Chile, Cristián Bellei sostuvo que la tarea del Gobierno es adaptar el proyecto lo mejor posible para tratar de hacerlo viable con apoyo de actores sociales. En ese sentido, respaldó la descentralización a nivel intermedio del sistema de educación escolar.

El investigador dijo que si “compara a Chile con otros países claramente su punto ciego es que no tiene nivel intermedio, entonces es entendible que el proyecto lo que más haga es fortalecer este nivel, porque el país es muy atomizado en educación. Esto no quiere decir que no se fortalezca la escuela o uno pueda prescindir del nivel nacional, en esto algunas indicaciones han tratado de poner énfasis a la escuela y otras al nivel intermedio. Hay que buscar equilibrio”.

Además, el experto rechazó las propuestas que se han planteado de dejar a los municipios que han hecho bien su labor en materia educacional, para que la sigan desarrollando, puesto que a su juicio, se establecería una especie de incertidumbre institucional.

En lo que refiere a los cambios en el financiamiento que han reclamado los secundarios, Bellei expuso que se deben hacer mayores esfuerzos en el perfeccionamiento del proyecto en discusión.

“Hay que reconocer que el proyecto de Educación Pública genera un financiamiento directo a los servicios locales de educación, eso quiere decir que una parte importante, que creo debiese ser más, no va estar basada en el voucher. También debería haber fondos de innovación y desarrollo, al inicio usado para la transición  y después para el mejoramiento, que tampoco sean voucher. Eso sí, en el futuro hay que mejorarlos, ojalá en el próximo gobierno”.

Consultado por las aprensiones de los actuales trabajadores municipales y su futuro laboral, el representante del CIAE afirmó que el Gobierno tendrá que establecer los resguardos para que haya el menor daño posible y que el nuevo sistema nazca sin heredar las deudas o los malos manejos financieros de algunos gobiernos locales.

Bellei avizoró que el proyecto terminará en una Comisión Mixta debido a las diferencias de opinión entre los parlamentarios de las dos cámaras. En esa línea, expuso su preocupación por el retraso del proyecto en su discusión legislativa, ya que para él, la actual administración debiera dejar instalados algunos servicios locales e iniciado un camino de transformaciones.

En tanto, el senador PPD Jaime Quintana, integrante de la Comisión de Educación donde ahora está la iniciativa, señaló que las principales modificaciones deben ir orientadas a que la instancia nacional no solo sea una unidad de estudios, sino también ejecutiva, que fije metas, tareas y obligaciones para los servicios locales de educación.

El parlamentario agregó que “si bien existe una Dirección de Educación Pública, ésta no va a tener atribuciones de control ni de fiscalización respecto de los servicios locales. Si estamos saliendo de un sistema altamente atomizado y entrando a otro donde va haber una conducción central, pero la gestión va a ser descentralizada, tiene que haber ciertas directrices que provengan desde el nivel central”.

El senador criticó la postura de los parlamentarios de oposición que se muestran reticentes a  la salida de la educación pública de los municipios, pues  se estaría intentando hacer a su juicio, la mejor oferta educativa en Chile.

Crédito: Tania González  – Diario UChile