publicidad-webypunto-300x250Por estos días la CUT está llevando a cabo un Congreso Nacional Ampliado, marcado por el debate en torno al voto universal para la elección de la directiva de la multisindical. Mientras algunos argumentan que no hay tiempo para hacer tal cambio, otros lo exigen luego de la polémica elección de 2016.

Hoy y mañana se lleva a cabo el Congreso Nacional N°11 de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en las dependencias del Sindicato de Banco Estado entre las 8 y las 11 de la mañana.

En el encuentro se estrenará el sistema de voto electrónico para decidir acerca de la Reforma Estatutaria que pretende modificar el sistema de electoral de la multisindical, su integración y transparencia en la construcción de padrones para los próximos años.

En esa línea, también se definirá la fecha y sistema de votación para elegir a la nueva directiva, pues recordemos que en las últimas votaciones de 2016, ocurrieron una serie de polémicas irregularidades que terminaron por anular el proceso y dejar en la conducción a una directiva de transición liderada por Bárbara Figueroa, quien se presentara a la reelección como presidenta a la multisindical.

Dichas elecciones provocaron divisiones internas que aún se evidencian en la Central. La proclamación de Arturo Martínez, luego el cuestionamiento de los comicios y de los mecanismos de representación, calaron hondo en los distintos sectores de la CUT e hicieron resurgir la idea del voto universal que hoy se instala en el debate.

El secretario general de la multisindical, Nolberto Díaz, indicó que con el Nuevo Estatuto se pretende fijar criterios para quienes tienen derecho a voto y los mecanismos para reconocerlos posterior al sufragio, no obstante, en lo que respecta al voto universal, el dirigente opinó que estas reformas no son suficientes para desarrollarlo aún.

“Todos en la CUT queremos elecciones más democráticas y obviamente elecciones universales, pero el proceso electoral de agosto del 2016 que esperamos repetir en abril, no nos permite hacer inmediatamente elecciones universales, para eso se requieren reformas mucho más profundas que las que estamos haciendo en este Congreso. Nosotros esperamos que en la próxima elección de la CUT regular de dos o tres años más, creemos condiciones para que hayan elecciones universales, un hombre un voto”.

Díaz agregó que, por lo pronto, espera que los cambios que se realicen permitan garantizar que la elección sea democrática y transparente sin “padrones inflados o fraudulentos”.

Distinto punto de vista tiene el presidente de la Confederación Nacional de Funcionarios de la Salud Municipal (Confusam), Esteban Maturana, quien en nombre de la colectividad que representa, exigió la puesta en marcha del voto universal en la elección de este año con transparencia de padrón y finanzas, de tal manera que “quien resulte electo pueda serlo desde la legitimidad”.

“Este Congreso se supone que debiera ya dar las orientaciones generales para una nueva elección con una modalidad distinta. Si bien aparentemente quienes hoy se han apropiado de la Central a nombre de los partidos, están disponibles a aprobar el voto universal, pretenden torcerle la nariz a las exigencias de las personas por la vía de aprobar el voto, pero en un proceso eleccionario de entre cuatro y cinco años más. Eso sería claramente un despropósito inaceptable, que nosotros rechazamos”.

Para Maturana, además los partidos políticos deben mantenerse ajenos al debate interno de los trabajadores. Similar perspectiva expuso quien fuera candidato de una de las listas disidentes, el líder sindical Andrés Giordano, quien identificó intereses políticos en los que se muestran reticentes a dar el paso al voto universal.

“Lo que ha garantizado este sistema que permite el fraude es una conducción que además está muy profundamente ligada a los partidos políticos de la Nueva Mayoría, donde al final los acuerdos se toman entre pocos dirigentes y la participación de los conglomerados de las bases no tienen ninguna cabida. Entonces, sabemos que hay sectores conservadores que están en contra del voto universal y creen que no es implementable, pero que a nuestro juicio, esconden otro tipo de temores de pérdida de poder de ciertos sectores”.

De este modo, Giordano manifestó su disconformidad con que el cambio electoral este sujeto a cumplir con un acuerdo que a su juicio, sólo responde a las pugnas internas, asimismo, aseguró que se ha estudiado el que voto universal pueda realizarse en los próximos seis meses sin problemas.

Para este sábado en el Congreso Ampliado de la CUT está programado discutir la plataforma de lucha de 2017 y la elección del nuevo Colegio Electoral para el proceso que se espera se apruebe hoy.

Cabe señalar que la transparencia de la multisindical resulta un punto clave no solo para su orgánica interna, sino también para su credibilidad ante la opinión pública. Así lo ha dejado claro en recientes declaraciones, el presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, quien ha amenazado con alejarse de la CUT de no cambiar el esquema actual de elecciones indirectas.

Pero los gremios no son los únicos preocupados de esta materia, en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados se decidió reimpulsar la discusión por el proyecto de ley de elección directa en las organizaciones sindicales, es decir, que con modificaciones de Estatutos se apruebe “una votación secreta y universal que garantice la adecuada participación de las minorías y de cada uno de los trabajadores afiliados”.

Crédito: Tania González – Diario UChile