No fue suficiente que el presidente Sebastián Piñera confirmara el reparto de dos millones de canastas de alimentos. Vecinos de la comuna luchan contra el tiempo y el hambre, en medio de una pandemia que continúa desnudando las profundas grietas sociales del país.

Desde el jueves 16 de abril, la comuna de El Bosque fue declarada por el Gobierno en cuarentena general, y desde entonces, para sus habitantes, cada día ha sido una bomba de tiempo a la espera de la ayuda estatal que les permita enfrentar el confinamiento con un acceso mínimo a los insumos de primera necesidad.

Este lunes; sin embargo, esa espera al parecer terminó reavivando las protestas sociales en el país, las mismas que, desde la llegada del COVID-19, han tenido solo pequeños rebrotes en la llamada Zona Cero, lejanos al descontento masivo que marcó un antes y un después el 19 de octubre del 2019.

En tal sentido, no es casual que dichas manifestaciones tengan lugar en la periferia y en una comuna como El Bosque. De hecho, esto mismo no hace más que seguir desnudado las profundas grietas sociales que existen en el país, e incluso en la misma comuna.

Así, por ejemplo, en conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, Catalina Oyanedel, vecina de la comuna, explicó cuáles son los sectores que se están viendo más afectados por esta paralización general, y que lejos de hacerles sentir seguros en sus casas, les pone entre la disyuntiva de contagiarse o morir de hambre.

 

“En la parte de Los Morros, hacia arriba, hay unas poblaciones súper chicas, de pasajes estrechísimos, con blocks. La mayoría allí trabajaba de coleros en la feria o en la construcción, y hoy ya no tienen trabajo. Ya llevamos como un mes en cuarentena y la gente no tiene que comer y como la Municipalidad no tiene tantos recursos, no se ha repartido comida, no se ha podido hacer ese tipo de ayuda que sí ha existido en otras comunas”, indicó.

Ante este escenario, como ha detallado Radio y Diario Universidad de Chile en un reportaje publicado este lunes, los recursos de autogestión y de las ollas comunes están siendo de vital importancia para la sobrevivencia en esta pandemia.

María Valderas, por ejemplo, es la encargada de una olla comunal de El Bosque, que este lunes reiteró a nuestro medio su crítica respecto de lo limitado que resulta ser este mecanismo popular ante los problemas denunciados en las manifestaciones.

“En este momento tenemos abarcados cinco sectores, pero hasta el momento hoy solo hemos entregado 200 almuerzos porque es lo que tenemos para entregar. Lo que necesitamos es más aporte en el sector 1, en el 2 y en el 3, incluso puede que haya comodidad en algunas casas de El Bosque, pero está brotando el tema de la necesidad. Los bonos que entrega el Gobierno son insuficientes y nadie vive con eso”, criticó Valderas.

Pese a estos reclamos, el presidente Sebastián Piñera evitó referirse este lunes al caso puntual de esta comuna, mientras que algunas autoridades de su Gobierno lo hicieron acompañando su postura de una condena a las manifestaciones ocurridas.

Este fue el caso del intendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara, quien en declaraciones públicas puso de manifiesto las complicaciones que se tienen en el reparto urgente de las casi dos millones de canastas anunciadas por el presidente Piñera durante este domingo, además de solicitar a las y los habitantes de El Bosque cumplir con la cuarentena.

Ninguna de las personas que hemos visto en las imágenes debiera estar en ese lugar. Yo entiendo, el Gobierno entiende y empatiza con la problemática que tienen, por eso el Presidente anunció apoyo psicológico y en mercadería para la enorme mayoría de la Región Metropolitana en cuarentena. Los entendemos, pero no es la forma ir a tirar piedras a Carabineros o estar aglomerándose sin la distancia social en una comuna que está en cuarentena”, señaló.

Desde la oposición; en tanto, las críticas por el accionar del Gobierno no se hicieron esperar. Así, por ejemplo, la diputada de Revolución Democrática, Catalina Pérez, se mostró totalmente contraria a lo manifestado por el intendente Guevara, y criticó la falta de voluntad de las autoridades.

“La gente se aglomera en las municipalidades porque no tienen que comer, le hemos dicho hasta el cansancio al Gobierno, que los aportes del Estado en esta crisis son indignos, miserables, y que tenemos que garantizar los ingresos de las familias chilenas. Hasta cuando tenemos que soportar tanta indolencia por parte del Gobierno, tienen la plata, lo que falta aquí es voluntad”, subrayó.

Una postura similar ha expresado el diputado y representante de la comuna de El Bosque, Tucapel Jiménez, quien puntualizó su crítica en la insuficiencia del recientemente aprobado ingreso familiar de emergencia.

“El ministro de Hacienda hace la comparación legítima del presupuesto del país con el presupuesto de una casa, pero es muy difícil decirle a una familia cuando hay hambre, que se espere para el futuro. Lamentablemente nunca logramos que el Gobierno entendiera nuestra posición, pedimos que el ingreso familiar de emergencia estuviera en la línea de la pobreza, 65 mil pesos sabíamos que iba a ser insuficiente. Espero que, con lo ocurrido en El Bosque, el Gobierno tome medidas hoy, no para mañana”, señaló.

Desde la municipalidad de la comuna, el alcalde Sadi Melo también lamentó lo ocurrido este lunes, además de instar al Gobierno a incluir a los alcaldes en el reparto de los recursos comprometidos.

Sadi Melo.

“El Estado tiene que estar más presente. Nosotros somos el Estado, por eso muchas veces se nos responsabiliza: sin embargo, el Estado central tiene que hacerse presente a través de más recursos. Nos pareció muy importante el discurso de anoche del presidente de la República, 2 millones y medio de cajas de mercadería, pero por qué eso no se nos anuncia antes y se nos hace parte de la decisión y de las respuestas que hay que darle a nuestros vecinos y vecinas”, criticó Melo.

Finalmente, la máxima autoridad de El Bosque recordó que, hasta la fecha, el Gobierno aún no ha hecho entrega de los 100 millones de dólares que reforzarían los recursos de las municipalidades, y que hoy, según Melo, deberían tener urgencia máxima.

Asimismo, hay que recordar, esta postura ha sido puesta de manifiesto en un comunicado público de la municipalidad, en el que se recalca que ya se han repartido en la comuna al menos 2 mil ayudas de mercadería, así como 83 canastas para la población Vicente Huidobro, la misma que fue protagonista de las protestas de este lunes, y que podría ser solo el inicio de una crisis social, esta vez sin tregua para el Gobierno.

Crédito: Eduardo Andrade – Diario UChile