Analistas políticos y militantes del PS se refirieron a las críticas vertidas por el ex secretario general de la colectividad, Edgardo Condeza en las que cuestionó el divorcio entre las cúpulas del partido y las bases, así como el abandono del socialismo. “Hoy por hoy, el Partido Socialista, más allá de la retórica (…) es una fuerza de administración del modelo neoliberal, y ese es un hecho indesmentible”, señaló el historiador Sergio Grez.

“Es evidente que el PS abandonó hace mucho tiempo sus postulados originales, abandonó la idea misma del socialismo”. Con estas palabras, el historiador y académico de la Universidad de Chile Sergio Grez, se refirió a la situación actual de la colectividad de calle París, a la luz de las declaraciones del ex secretario del partido Edgardo Condeza a nuestra emisora.

Las palabras de Condeza, renunciado militante del PS, reflotaron también las críticas al abandono del proyecto socialista de parte de la colectividad con el fin de la Dictadura, y al mismo tiempo de los debates internos sobre el rol político de la colectividad.

Ver: Histórico dirigente PS renuncia al partido: Se han convertido en defensores del neoliberalismo

Para Sergio Grez existe una diferencia fundamental entre las contradicciones internas en el PS actual y al anterior al fin de la Dictadura, ya que antes era una colectividad que se debatía entre “cuestiones tácticas” sobre la profundidad de las reformas o transformaciones, pero sin cuestionar “la idea misma del socialismo”.



“En cambio, las contradicciones que atraviesan al Partido Socialista, del noventa en adelante, tienen que ver con pugnas por el poder, no hay grupos significativos que cuestionen la orientación general del partido, es decir esta orientación de gestión del modelo neoliberal. Si bien, de tanto en tanto surgen personajes como el doctor Condeza u otros previamente, que realizan cuestionamientos más profundos, esto no se traduce en una sangría militante significativa ni en fracciones que logren montar alternativas al Partido Socialista ni en su propio seno, ni fuera de él”.

Sergio Grez concluye que el PS desde hace más o menos tres décadas, “cambió su identidad” desde una izquierda socialista, e incluso marxista, “para ser una identidad que transita de manera acelerada desde la socialdemocracia al social-liberalismo”.

“Hoy por hoy, el Partido Socialista, más allá de la retórica, de los puños en alto, o de la Marsellesa socialista entonada con ocasión de algunos hitos o fechas importantes en el historia del partido, es una fuerza de administración del modelo neoliberal, y ese es un hecho indesmentible”.

Por su parte, el analista político y académico de la Universidad Alberto Hurtado Guillermo Marín, calificó la situación actual del Partido Socialista como “uno de los procesos más difíciles” de la colectividad desde el fin de la Dictadura, que se suma a la tendencia de crisis general que están viviendo los partidos luego de los escándalos por el financiamiento irregular de campañas.

Marín hizo hincapié en el “déficit” ideológico y programático del PS, es decir en la ausencia de discusión y debate sobre el fondo del proyecto socialista y, desde su punto de vista, el contexto actual es el más idóneo para hacer este análisis, el cual si bien desde las bases sí se llevaría a cabo, no ha existido una articulación que permita atravesar las cúpulas partidarias.

“El componente ideológico del partido, yo diría que está bastante dejado de lado de la discusión interna, producto de contextos electorales, pero en particular sobre el proyecto socialista para Chile, o el programa socialista, para ponerlo en contexto, el último programa que tenemos es del 47. Desde el 47 hasta ahora no ha habido un documento programático del Partido Socialista, entonces yo diría que hay un déficit no de ahora, sino que un déficit que viene de hace harto tiempo respecto de eso”.

El candidato a diputado del PS y académico de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, Fernando Atria señaló que la lógica de la directiva actual del partido que “es más instrumental que política”, lo que lleva a que el proyecto socialista esté vacío de contenido.

El expresidenciable acusó al partido de estar “despolitizado” y sin diversidad: “(Antes) Habían diferencias en cuanto a la manera de comprender el proyecto socialista que hacía que hubieran esas diferencias. Lo que hoy día se llama dentro del partido ‘lotes’, son cosas completamente distintas, porque no son reconducibles a diferencias políticas sustantivas, son reconducibles a la conformación de intereses sectoriales de grupos dentro del partido”.

Crédito: Gonzalo Castillo  – Diario UChile