Giorgio Jackson, diputado de Revolución Democrática, criticó que la iniciativa que pasa al Senado mantenga un financiamiento por voucher y señalo que la medida se limita a los aspectos administrativos de los planteles estatales.



Este miércoles, la sala de la Cámara de Diputados despachó al Senado el proyecto de universidades del Estado, el cual busca establecer un marco jurídico que permita que dichos planteles fortalezcan sus estándares de calidad académica y gestión institucional.

La ministra de Educación, Adriana Delpiano, explicó que la iniciativa ingresará al Senado con el compromiso “de incorporar los aspectos que para los rectores y universidades eran muy significativas”. Del mismo modo, indicó que solo el punto sobre el Plan de Fortalecimiento se cayó durante la discusión, por lo que tendrá que ser revisado nuevamente por el Ejecutivo.

Según comentó, desde la Comisión de Educación de la Cámara de Diputado manifestaron que el Plan tendría sentido si sus recursos fueran implementados en menos años de los que señala el proyecto. Mientras que sobre el aumento se matricula expresó que está contenido en dos o tres artículos de la iniciativa.

“Estamos disponible para hacer visible todos los planteamientos que hagan las universidades estatales, pero fundamentado respecto de por qué se requiere ampliar determinada carrera o crear nuevos programas. EL otro mecanismo de aumento de matrícula es que el Estado le pide a sus instituciones que establezcan una determinada carrera”, sostuvo.

Por su parte, el diputado de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, dijo que no estaba conforme con el contenido del proyecto, ya que se estaba “farreando una oportunidad para cambiar el carácter de las universidades del Estado”. En particular, criticó que el financiamiento que, a su juicio, mantiene la lógica del voucher.

“Siento frustración porque este proyecto se limita a los aspectos más administrativos de las universidades del estado y no a pensar o repensar el carácter que podrían tener estas en el marco de un desarrollo nacional. Si bien logramos incorporar algunas cosas, lo cierto es que el proyecto está bastante lejos de cambiar la estructura y la fisionomía de cómo hoy operan las universidades del Estado, para ir al meollo del asunto, esto ocurre por el modelo de financiamiento”, afirmó.

Desde la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), mostraron su descontento con las distintas reformas en materia de educación mediante una carta a Michelle Bachelet. Específicamente sobre el proyecto de universidades estatales, indicaron que uno de los puntos mínimos es que se revierta la restricción para expandir la matrícula de estas instituciones.



Crédito: Karina Palma – Diario UChile