Las comisiones y presidencia de la Cámara serán un primer paso para articular el contrapeso al perfil derechista del gobierno de Sebastián Piñera. Parlamentarios que participan de las negociaciones indicaron que los consensos y no entregar la dirección del espacio a la derecha son cosas fundamentales como primer paso.

Por estos días los partidos de la Nueva Mayoría y los del Frente Amplio que tendrán representación en la Cámara de Diputados a partir del 11 de marzo, se han reunido para negociar el ordenamiento interno que tendrán en la corporación, es decir, quiénes conformarán la directiva y las distintas comisiones.

En esto uno de los puntos más mediatizados ha sido el de la presidencia de la Cámara, actualmente dirigida por el socialista Fidel Espinoza. Los principales interesados, luego que el Frente Amplio desistiera de esta aspiración, son nuevamente el Partido Socialista y la Democracia Cristiana.

¿Por qué este cargo? Además de dirigir las sesiones, quien dirija y represente a la corporación goza de una buena exposición pública y mediática al ser el tercer cargo público más importante del Estado, luego del Presidente de la República y el del Senado, algo que también favorece al partido político que respalda a quien ostente el cupo, para su posicionamiento en la política nacional. Además la autoridad tiene cierto control de la agenda legislativa, algo no menor.

La primera carta sobre la mesa la ha puesto la colectividad presidida por Álvaro Elizalde. Ellos apelan a que al ser ellos mayoría con 18 diputados, esperan que los criterios en esta negociación se rijan por la proporcionalidad. Es decir que a ellos les tocaría un año, otro a las DC y dos disponibles para otras colectividades, o en su defecto, dos para ellos por ser más en cantidad.

Esto se ha confrontado con la postura falangista, quienes rechazan este método y han explicitado que les interesa tener dos años, argumentando que en la actual distribución de la Cámara ellos tienen mayoría y tan sólo alcanzaron una presidencia, mientras que en el acuerdo beneficiaron al PS con dos en los cuatro años pasados.

El jueves pasado se realizó una primera reunión, después de un tiempo de conversaciones congeladas, en las que hubo sintonía para alcanzar un acuerdo.

En conversación con nuestro medio, Manuel Monsalve, uno de los diputados socialistas a cargo de la negociación, manifestó por qué es tan importante llegar a buenos términos.

“Mirando la conformación del gobierno de Sebastián Piñera se puede percibir cómo se expresan los intereses empresariales en los ministerios y subsecretarías, por lo tanto el único espacio de institucionalidad democrática que le queda a la oposición para hacer pesar su visión de sociedad es el Congreso. No sería entendible para los ciudadanos que teniendo mayoría se le entregara la Cámara a la derecha”, expresó.

Por esto mismo que plantea se explica que el Partido Socialista no ha declarado como intransable su postura de la proporcionalidad, pero Monsalve añadió que todo esto queda sujeto a los acuerdos alcanzados en las distintas comisiones de la Cámara, puesto que muchas veces la presidencia de la corporación y sus vicepresidencias se definen incluso en compensación por lo establecido en las comisiones.

Por lado falangista, Gabriel Silber, diputado también protagonista de la negociación, llamó a la generosidad, apelando a que es importante que “las dos izquierdas” entiendan que es importante hacer participar de esto al “centro”.

“Queremos comenzar a articularnos como bloque opositor, aun cuando estamos muy lejos de hablar de alguna alianza o pacto electoral, hoy es un acercamiento administrativo, de buena fe nos hemos acercado a conversar buscando un acuerdo para la Cámara de Diputados, entendiendo que para los chilenos es importante que tengamos capacidad de acuerdos”, dijo.

Los distintos integrantes de esta mesa de negociación esperan tener humo blanco durante la semana entrante, para comenzar a coordinar de manera más profunda qué ocurrirá con el gran saco de partidos de oposición.

Crédito: Maximiliano Alarcón – Diario UChile