publicidad-webypunto-300x250

Reacciones desde el mundo empresarial hasta el político generó la denuncia hecha por la Sofofa sobre el hallazgo de micrófonos ocultos en las oficinas de la organización gremial, esto a días que se realicen las elecciones de la nueva directiva de la sociedad. El episodio fue calificado como “inmensamente dañino para nuestra institución, para el empresariado, para la credibilidad pública y para nuestro país”.

Hallazgo de micrófonos ocultos, primero en empresas Carozzi, en el despacho de José Juan Llugany, quien además es vicepresidente de Sofofa, y luego en la oficina de Hermann von Mühlenbrock en la sede del gremio empresarial, hecho descubierto luego que ambas instituciones tuvieran sospechas sobre irregularidades que ocurrían con información confidencial, desataron un escándalo en el mundo empresarial.

El hallazgo –en ambas oficinas- fue realizado por la empresa Profacis, y luego certificado por un notario público, todo este a días que se realicen las elecciones en la Sofofa, el próximo 31 de mayo, para la cual existe sólo un candidato, Bernardo Larraín Matte, después que declinara su postulación el ex ministro de Energía de Sebastián Piñera Rodrigo Álvarez.

De hecho, una de las primeras interpretaciones surgidas entre el gremio empresarial fue que uno de los objetivos de esta maniobra de espionaje es postergar las elecciones e impedir que Larraín Matte asuma el cargo, tesis que el dirigente empresarial consideró “delirante”, en entrevista con El Mercurio.

Von Mühlenbrock citó al Comité Ejecutivo de Sofofa para comunicar esta información, y también a Larraín Matte, quien junto a Patricio Jottar, gerente de CCU agradecieron este gesto, al mismo tiempo calificaron como “gravísimo” este caso de espionaje y se cuestionaron si el hecho puede haberse replicado en “otras empresas e instituciones”,

Por todo esto, exigieron que se inicien “todas las investigaciones y acciones judiciales” necesarias “coherente con la gravedad de la situación”, y que en caso de, efectivamente, asumir la dirección de la Sofofa. “continuaremos, hasta las últimas consecuencias, con las investigaciones y acciones que se hayan iniciado”.

La misma organización gremial, a través de un comunicado emitido esta mañana, señaló que el episodio “es inmensamente dañino para nuestra institución, para el empresariado, para la credibilidad pública y para nuestro país”

Las reacciones a este caso no se hicieron esperar, tanto en el mundo empresarial como político. A través de su cuenta de Twitter, Andrónico Luksic calificó como “preocupante” este hecho, y agregó que “esta nunca han sido prácticas del empresariado en Chile”, y pidió “investigar a fondo y hasta las últimas consecuencias” a los eventuales responsables.

Por su parte, el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alfredo Moreno, a través de una declaración pública , se sumó a las voces que califican como “de extraordinaria gravedad” el hecho., además de considerar “que esta es una situación absolutamente inédita” en el mundo privado.

“Acciones como estas son  completamente inéditas y de una alta sofisticación delictiva. Pero más allá de que estemos frente a un hecho puntual, lo ocurrido es inaudito y preocupante, y tenemos que llegar al fondo de este caso para determinar quiénes son los culpables.  Debemos garantizar a todos los chilenos que somos  un país serio donde se puede vivir con tranquilidad, con seguridad y donde existe el más profundo respeto a la vida privada”.

Pedro Lizana, ex presidente de la Sofofa, descartó que este hecho pudiera alterar el cronograma eleccionario de la gremial y planteó que quienes pudieran estar detrás de este caso no conocen bien el funcionamiento interno de la organización, ya que en esas oficinas sólo se conversan las posturas que la Sofofa luego expresa a nivel público.

Por lo mismo, Lizana si bien calificó como grave este hecho, al mismo tiempo manifestó que es “una estupidez”.

“No hay nada que sea tan crucial para el país como para interesarse en conocerlo, o sea que para mí al final esto es grave, pero es una estupidez porque el objetivo es alguien o alguna organización que tenga una especie de paranoia de que se puede preparar algo en su contra, pero eso yo lo catalogo finalmente como una estupidez”.

Desde el gobierno, el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy no descartó iniciar alguna acción legal a raíz de este caso: “Nosotros siempre esperamos que la fiscalía haga una indicación inicial, y nos ponemos de acuerdo para iniciar una acción judicial”.

En tanto, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, señaló que la denuncia hecha por la Sofofa “es de una máxima gravedad” y que “requiere una investigación cuidadosa”, y emplazó a que todos los actores involucrados en las organizaciones empresariales rechacen de manera categórica este tipo de prácticas.

“Yo sólo quiero agregar, simplemente, que esto es de la máxima gravedad, requiere de una investigación cuidadosa para saber qué está pasando y además requiere que todos rechacemos fuertemente este tipo de práctica. Esto no debe pasar, punto”.

Finalmente, el diputado de RN e integrante de la comisión de Hacienda, Alejandro Santana hizo énfasis en la necesidad de que la justicia determine si se trata de un caso aislado, tanto en el mundo público como el privado, por lo que consideró que este hallazgo es “una señal de alerta” que debe ser atendida.

“Este es un hecho que hay que investigar porque no sabemos si es un tema puntual, si es un tema que hoy día está instalado en Chile en distintas organizaciones en el ámbito público y privado, y es una señal de alerta porque no es posible atentar contra la privacidad, la confidencialidad y el respeto”

Crédito: Gonzalo Castillo – Diario UChile








No tags for this post.