publicidad-webypunto-300x250

 

Los vínculos de algunas iglesias protestantes con Renovación Nacional, devienen de un lazo con la derecha que se inició en la dictadura. Hoy extienden su fuerza a federaciones estudiantiles y pretenden instalarse en el Congreso.

El Te Deum evangélico del pasado 10 de septiembre instaló con fuerza la discusión acerca del rol de las iglesias evangélicas en la política de nuestro país. A diferencia de los católicos, cuyos sacerdotes opinan e inciden en distintos temas y con varias posturas, los pastores protestantes dieron un paso más allá buscando decididamente la representación de cargos populares.

Así también, hoy son más evidentes las posturas de grupos evangélicos, lo que quedó demostrado con la ovación de los feligreses hacia el candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, mientras en paralelo gritaban “asesina” a Michelle Bachelet. La derecha se inclina como el sector preferido de los seguidores de esta religión, algo que explica por qué los senadores de la UDI, Iván Moreira y Ena Von Baer, comulgan con la creencia.

Eduardo Durán, militante de RN y candidato a diputado en el distrito 13, quien acorraló durante su discurso en el Te Deum a la presidenta Michelle Bachelet y a sus ministros, ha expresado su intención de convertir las campañas parlamentarias de este año en la posibilidad de construir una bancada evangélica.

Hoy, por ejemplo, en la Región Metropolitana son 15 los candidatos evangélicos que buscan un cupo en el Congreso. La mayoría son de derecha, algunos bajo el alero de Sebastián Piñera y otros fervientes seguidores de José Antonio Kast.

“Algunos cristianos nos hemos levantado para iniciar carreras parlamentarias, no solo para defender nuestros principios y nuestros valores, sino para contribuir a hacer de Chile un país más amable, más justo y más inclusivo”, expresó Eduardo Durán.

Siguiendo la misma línea, Angélica Pino, candidata de RN al distrito 14 dijo: “si conseguimos dos o tres diputados, o más, nos podríamos convertir en la primera bancada evangélica”.

Este colectivo confesional ya se perfila como un posible subgrupo de la derecha en el próximo Congreso. Aun así, es algo que no representa a todo el mundo evangélico, puesto que no existe un “partido evangélico”. Con todo, se trata de un grupo importante de protestantes decididos a incidir en política, desde la derecha, un lazo histórico para la iglesia en nuestro país.

Te Deum, con sus raíces en dictadura

Se suele mencionar que el Te Deum evangélico es una tradición republicana en nuestro país, pero hoy, luego de su conflictiva última versión, se pone en duda la asistencia de las autoridades, por la definición laica del Estado chileno.

Cuando se habla de tradición republicana, el teólogo Gustavo Vergara, contradice el subtítulo que se le arroga a la cita evangélica. En conversación con nuestro medio, el especialista manifestó que los orígenes del hoy polémico encuentro son en medio de la dictadura cívico militar liderada por Augusto Pinochet.

“Desde aproximadamente 1974 o 1975 ha existido un lazo con el lado más conservador de la derecha, lo que hoy son la UDI y RN. Si bien la UDI y RN tienen una fuerte formación dogmática católica, a través de los Legionarios de Cristo y el Opus Dei, la corriente evangélica que se acerca históricamente a ellos generalmente son los pentecostales, a través de su obispo Javier Vásquez Valencia, quien lideró junto con Pedro Puente Oliva y el fallecido Francisco Anabalón en 1974”.

Lo que señala el teólogo es que en dicho año, luego de que el Te Deum católico, que en general defendía de los perseguidos políticos durante la dictadura, le cerrara las puertas a Pinochet, este sector evangélico se acercó al dictador. Luego, el grupo de pastores manifestó públicamente que la declaración de la ONU que denunciaba las violaciones a los Derechos Humanos era una injuria en contra de los militares, y que prácticamente la llegada de Pinochet se debía a rogativas de los evangélicos. Tras esta declaración, se reunió una treintena de líderes de esta iglesia, originando el Te Deum evangélico.

En este contexto, el único pastor protestante que se opuso a esta declaración fue el luterano Helmut Frenz, lo que le valió la expulsión de Chile, volviendo a su natal Alemania en 1975.

Si bien a partir de 1990 comienzan a surgir sectores disidentes políticamente a la tradición derechista dentro de las congregaciones, hasta hoy el nexo entre la Iglesia Evangélica y las Fuerzas Armadas y Carabineros es protagónico.

Por ejemplo, durante estas semanas los opositores a esta creencia enrostraron que un ex presidente de la Iglesia Metodista haya sido parte del órgano represor de la dictadura, la CNI, así también de la Dirección de Inteligencia de la Armada. Se trata de Roberto López, quien dirigió la mencionada institución en 2011.

Trabajo de base y fe

El sociólogo y experto electoral Axel Callis manifestó que “no existe el voto evangélico, eso es una mentira. Tampoco existe el voto militar, son solo construcciones mediáticas. Las iglesias evangélicas son más de 600 y ninguna se relaciona con la otra, no existe una unidad ni una homogeneidad en el voto evangélico”.

Pero la fe no sólo mueve montañas, sino que también militantes. Desde Concepción, una voz de Renovación Nacional señala lo potente que es el movimiento evangélico dentro del partido. “En un acto citado con un día de anticipación, son capaces de reunir 200 personas”, dice la fuente de la interna.

Esto viene del trabajo de personas en particular, que impulsados por su creencia, analizaron el escenario para incidir. Uno de estos es el pastor y concejal de Concepción por RN, Héctor Muñoz, quien contó a nuestro medio cómo en su congregación, hoy llamada ‘Iglesia Reconcíliate con Dios’, llevan años trabajando en que los cristianos incidan en política.

“Antes se decía que los cristianos no debían estar en la universidad, pero ya estando en la universidad también nos dimos cuenta que entrar en la política era algo que los cristianos habían dejado de lado y era una necesidad urgente. En el Nuevo Testamento, por ejemplo, vemos que el apostol Pablo saluda a los cristianos que están en la casa del César, a la que no podían ni siquiera entrar, mientras que había cristianos que eran funcionarios del gobierno”, dijo.

El trabajo político religioso concreto partió en 2003 en la Universidad de Concepción, con el grupo ‘Águilas de Jesús’ que nació en 2001 como fundamento de lo que hoy es ‘Reconcíliate con Dios’. Probablemente todos quienes han transitado en los últimos años por los pasillos de alguna casa de estudios, se hayan encontrado con un afiche con la invitación “Vuélvete a Cristo” de los “Águilas”.

La dinámica de trabajo, donde cualquier fiel invita a los estudiantes en el campus a integrarse a la organización, permitió que en 2004 Héctor Muñoz ganara la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción, y en los últimos años, el grupo ha peleado en varias ocasiones la dirigencia con grupos de izquierda.

El trabajo se ha ido extendiendo de a poco para los Águilas. En 2016, el Injuv realizó las elecciones de su ‘Gabinete Juvenil’. En el Bío Bío, 14 de los 15 integrantes elegidos fueron miembros del grupo religioso.

Hoy llevan una candidata a diputada, Francesca Muñoz, esposa de Héctor Muñoz y militante de Renovación Nacional.
La iglesia de Héctor Muñoz, así como otras en el país, fueron fundamentales en la alta votación de Manuel José Ossandón en las primarias de Chile Vamos. El pastor y concejal indicó a nuestro medio que RN es la casa escogida puesto que les dieron el espacio, el que ha sido propiciado en gran parte por el mencionado senador, quien profesa la religión católica.

Crédito: Maximiliano Alarcón y Francisco Velásquez – Diario UChile