El abogado Alberto Espinoza explicó que la condena a Ricardo Palma Salamanca está prescrita y que su extradición es improbable porque la Corte Suprema tendría que comprobar el tiempo que lleva fuera del país y demostrar que fue sometido a un debido proceso fuera de un marco político.

La Corte Suprema autorizó la petición de extradición en contra de ex frentista Ricardo Palma Salamanca, quien fuera detenido en París el 15 de noviembre y luego dejado en libertad bajo el cumplimiento de las medidas cautelares de firma diaria y arraigo.

El pasado jueves, el máximo tribunal escuchó los alegatos del Consejo de Defensa del Estado, el Ministerio del Interior, la familia del ex senador Jaime Guzmán y la UDI y decidió dejar la decisión en acuerdo, esto es, posponer la entrega del fallo hasta que los ministros decidieran su fundamentación.

El ex frentista está condenado a dos cadenas perpetuas en Chile por su participación en el asesinato de Jaime Guzmán y el secuestro de Cristian Edwards.

El encargado de tramitar la extradición en Francia será el Ministro de Relaciones Exteriores luego de que el Ministro en visita, Mario Carroza, le envíe los antecedentes del caso.

El ex abogado de Ricardo Palma Salamanca, Alberto Espinoza cuestionó la decisión: “Me imagino que la Corte Suprema debe haber tenido muy claro, para calcular el término de prescripción, cuánto tiempo Ricardo Palma Salamanca permaneció dentro del país y cuánto tiempo Ricardo ha estado fuera del territorio de la república durante estos 21 años para poder denegar la extradición en virtud de la prescripción de la pena. Si la Corte Suprema lo aprobó esto va a ser rechazado en Francia, de eso no tengo mayores dudas, ya que de acuerdo a la legislación francesa la pena estaría prescrita en Francia”.

En términos jurídicos, la regla para la prescripción es que trascurrido quince años desde que se evade el cumplimiento de una condena, opera la prescripción de la pena, salvo que la persona haya permanecido algún tiempo fuera del territorio de la república, en cuyo caso, cada dos días en el exterior se cuenta como un día de prescripción. Esto no quiere decir que 15 años de prescripción se duplique a treinta, sino que hay que hacer un cálculo aritmético, por lo que la Corte Suprema debería haber calculado también los antecedentes y medios de prueba que establecen claramente cuánto tiempo Palma Salamanca, durante estos 21 años, ha estado fuera y dentro de Chile.

Considerando las excepciones y antecedentes a considerar por Francia, el abogado señaló que “la verdad es que no le veo ningún futuro a esta extradición. Yo creo que va destinado al fracaso, eso desde un punto de vista de la ley, sin hacer consideraciones de carácter político, que también son válidas en este tipo de casos. Sujetándose exclusivamente a los presupuestos legales contenidos en tratados internacionales y en principios generales que regulan el sistema de la extradición, creo que esto no debería prosperar en Francia. Uno de los presupuestos de la extradición es que los hechos no sean calificados como delito político y en función de eso el juzgamiento se haya dado conforme a la reglas del debido proceso, que la persona no haya sido torturada. Hay una serie de antecedentes concomitantes que Francia va a valorar”.

El Estado tiene plazo hasta el 16 de marzo para iniciar los trámites tendientes a lograr el retorno del ex frentista y el cumplimiento de las condenas en Chile. La audiencia para discutir el futuro de Palma Salamanca ante la justicia francesa es el 28 de marzo, momento en el que también se decidirá la petición de asilo de éste en el país europeo.

“El refugio es una institución del derecho internacional humanitario y enfrentado la extradición a un refugio, ésta no tiene ninguna eficacia”, finalizó el abogado Alberto Espinoza.

Crédito: Francisco Velásquez – Diario UChile

 




No tags for this post.