publicidad-webypunto-300x250

En medio de la crisis que afecta a Carabineros, este lunes el alto mando de la institución recibió un nuevo respaldo del ministro del Interior, Mario Fernández. Paralelamente los diputados de la comisión investigadora interrogaron a los ex líderes de la entidad, quienes negaron categóricamente haber sido alertados de alguna irregularidad durante su administración.

Por más de una hora se reunieron este lunes el general Director de Carabineros Bruno Villalobos con el ministro del Interior, Mario Fernández en una cita que tenía por objetivo detallar los avances de la reestructuración en la institución, medida anunciada a raíz del millonario fraude descubierto en marzo.

Desde el Ejecutivo, el titular de Interior dio un nuevo espaldarazo hacia el alto mando de Carabineros encabezado por Villalobos: “El gobierno quiere reiterar el respaldo al mando que la institución tiene para enfrentar la crisis” enfatizó el secretario de Estado.

Palabras que han generado molestia al interior de su propio sector. Entre ellos, el diputado DC Sergio Espejo, quien ha sido enfático en que Villalobos debe asumir su responsabilidad en dar un paso al costado. Palabras que se suman a las pronunciadas durante el fin de semana por diferentes parlamentarios como el socialista Leonado Soto, quien coincidió en la necesidad de que el Jefe de Carabineros presente su renuncia.

Sin embargo, Villalobos sigue sosteniendo su puesto con el argumento de no abandonar “el barco” en momento de crisis, justificación en la que insistió al término de la reunión. Además, el jefe policial evitó entregar mayores detalles de la reestructuración de la entidad: “Yo lo señalé en un artículo ayer”, dijo haciendo referencia a la entrevista concedida a El Mercurio, “mi idea es solucionar el problema y no arrancarme sin solucionarlos antes”, agregó.

Las declaraciones en la comisión

Mientras en La Moneda Villalobos se reunía con Fernández, en la sede del Congreso de Santiago, la comisión de la Cámara de Diputados que indaga el millonario desfalco en la institución uniformada, recibía a los tres últimos directores de carabineros: Alberto Cienfuegos, Eduardo Gordon y Gustavo Gonzales.

Los legisladores apuntaron sus preguntas al nivel de conocimiento que habrían tenido los ex líderes de la institución respecto a situaciones irregulares, entre ellas, el posible sobre sueldo del actual senador PPD, y ex subsecretario del ramo, Felipe Harboe.

El general (r) Alberto Cienfuegos negó categóricamente que durante su administración se otorgaran este tipo de pagos: “Yo doy garantías de que todas las actividades y acciones relativas a Carabineros fueron encuadradas dentro de los márgenes legales, dentro de lo cual están por supuesto los gastos reservados”.

Otra de las consultas de los parlamentarios tuvo que ver con los sistemas de control y supervisión de los asuntos internos de la institución y de por qué no se detectaron estas irregularidades desde sus inicios, a principios del  2000.

El ex general director se defendió argumentando que, según informaciones de prensa, “este fraude habría empezado en 2008 o 2009″ periodo que no correspondía a su administración finalizada en 2005.

Eduardo Gordon, su sucesor, dijo no haberse enterado de los ilícitos cometidos durante su mandato y criticó duramente a “quienes han vulnerado la confianza y el compromiso con sus deberes”. Así, defendió su mandato explicando que jamás se imaginó la posibilidad de que ocurriera algo como lo que hoy atraviesan: “No tengo los antecedentes para hacer un análisis profundo, porque conozco de forma muy parcial los antecedentes. Yo no tengo acceso a aspectos más formales. Conozco estos antecedentes por algunos medios de comunicación social”.

En su presentación, Gordon también negó que Javiera Blanco, la ex ministra de Justicia de Michelle Bachelet, recibiera sobresueldos de la institución.

La citación de las ex autoridades policiales se da a pocas horas de que se realicen nuevas formalizaciones, con lo que la cifra de imputados en el caso llegaría a 68. Mientras, el fiscal a cargo de esta indagatoria, Eugenio Campos aseguró que los involucrados en el fraude podrían superar las cien personas.

Crédito: Montserrat Rollano – Diario UChile