La posición que comunicó públicamente Izquierda Autónoma, de condicionar a ciertos puntos programáticos un eventual apoyo a Guillier en segunda vuelta, ha despertado todo tipo de reacciones. Figuras de Nueva Democracia han apoyado la postura, mientras que desde Partido Igualdad y Pirata salieron a manifestar su rechazo rotundo a dicha alternativa. El clima de cara al balotaje se densifica al interior del conglomerado.

Hizo ruido la convocatoria que este lunes realizó la Izquierda Autónoma para plantear públicamente la necesidad del Frente Amplio de negociar con la candidatura de Alejandro Guillier ante una eventual segunda vuelta que enfrente al periodista contra Sebastián Piñera.

“Estamos a disposición de los esfuerzos necesarios para hacer posibles las transformaciones que Chile necesita, pero no para involucrarnos en negociaciones por cargos que nos desarticulen y subordinen a los intereses de un proyecto que no es el nuestro. (…) Lo que necesitamos no son asesores, subsecretarios ni ministros, sino consolidar un nuevo proyecto político”, reza el texto. Dentro de los puntos a negociar están los avances hacia una hegemonía de la educación pública, el fin de las AFP, aborto legal, anulación de la ley de pesca y el cierre de Punta Peuco entre otros.

La posibilidad de abrir un canal de diálogo con la Nueva Mayoría generó diferentes reacciones al interior del conglomerado. Cristián Cuevas (ND), miró con buenos ojos la propuesta de IA y señaló, en entrevista a La Segunda, que “planteamos darle un contenido programático a ese ‘no’ a la derecha, no como una montonera, sino con acuerdos con otras fuerzas”.

Pero no todo fue respaldo. Hubo colectividades que no tardaron en hacer público su repudio a dicho escenario. Es el caso del Partido Igualdad, que publicó un comunicado titulado “Ni en primera ni en segunda: con las dos derechas ni negociamos, ni tranzamos (sic)”. En el texto afirman estar convencidos “de que el proceso de transformación social que nuestros pueblos requieren no llegará de la mano de negociaciones cupulares con los partidos sostenedores del sistema”. En el siguiente párrafo señalan enfáticos que, en caso de una segunda vuelta sin Beatriz Sánchez, “el Partido Igualdad no se sumará a ninguna candidatura”.

Algo similar publicó el Partido Pirata. En su comunicado plantean que “el adversario es la derecha neoliberal  en lo económico y conservadora en lo social, pero también lo son los herederos de la Concertación”.  “¿A qué está dispuesto a renunciar el FA con tal de evitar el triunfo de Piñera y dar otro gobierno a la Nueva Mayoría?”, agregan para concluir con un sobrio “Los piratas no queremos el poder, queremos distribuirlo y con el duopolio no hay posibilidad de negociar”.

La Mesa Nacional del Frente Amplio había acordado conversar el tema de manera resguardada antes de hacer cualquier pronunciamiento público. Con el paso del tiempo algunas organizaciones fueron perdiendo la calma ante la ausencia del debate de segunda vuelta y así fue como Izquierda Autónoma dio el primer batatazo.

Eso fue lo que molestó en Igualdad, y el motivo del comunicado en forma de réplica. Según Iván Carrasco, líder de la tienda, el gesto de IA se ve como una renuncia a la carrera electoral: “Esto altera el panorama político, distorsionan las opiniones de la gente acerca del Frente Amplio y nos mete a todos en un mismo saco. Hoy día esta conferencia de prensa de IA confunde a las bases del FA, a los votantes, y nos deja como una fuerza que está arrancando o bajando los brazos en esta batalla electoral. Por eso es importante que las fuerzas del FA se pronuncien al respecto hoy día”.

Pero lo cierto es que el debate dentro de las diferentes colectividades ya se venía dando hace un tiempo, al menos en algunas, como por ejemplo Izquierda Autónoma. Esa es la idea que defiende Francisco Figueroa, candidato a diputado del movimiento, para defender la antelación del debate: “Si no fuimos capaces de lidiar con el conflicto del distrito 10, cómo vamos a lograr tener una postura de segunda vuelta, buena, en un mes. No, tenemos que dar la discusión abierta y publica con el tiempo necesario para actuar lo mejor posible en pos del FA. Como planteamos en el documento, nosotros como IA no estamos disponibles para ningún diálogo directo con Guillier. Este es un documento para el FA y para actuar con unidad. Si esto no es acogido, nosotros vamos a actuar en función de lo que determine la mayoría del FA”.

Figueroa insiste en que mientras más tiempo se le dedique a la discusión, más contundente será la respuesta del conglomerado para la segunda vuelta. Pero esa no es una visión compartida de forma transversal en la coalición.

Desde el Partido Humanista también han salido a hacer un llamado de atención ante la instalación de esta arista electoral. Octavio González, su presidente, invita a las organizaciones que se han manifestado sobre este asunto a ponerse a disposición de la campaña de Beatriz Sánchez y dilatar este debate para fines de noviembre, una vez ocurrida la primera vuelta: “lo primero es mandarle un mensaje a los amigos que están algo ansioso en el FA. Las elecciones se ganan con pega, no escribiendo artículos en las sedes de los comandos o los partidos. En esta elección hay que hacer la pega, y esa pega es estar en la calle. El único acuerdo que tiene que tomar el FA hoy es con los chilenos y su gente. No estamos preparando ningún documento ni artículo, ni siquiera discutiendo el tema. Estamos convencidos de que tenemos que pasar a segunda vuelta con Beatriz”.

Consultado sobre el mismo tema Rodrigo Echecopar, presidente de Revolución Democrática, prefirió no referirse al eventual escenario de una segunda vuelta sin Sánchez.

Hasta el momento son solo 3 las organizaciones que han resuelto su definición respecto al tema: IA, Pirata e Igualdad. Este miércoles se reúne la Mesa Nacional del Frente Amplio y la segunda vuelta es un tema en tabla. Partido Igualdad solicitará una declaración pública del espacio con respecto al debate. Mientras tanto, las organizaciones del Frente Amplio siguen manifestando públicamente sus diferencias más profundas, sin embargo, son varias las colectividades que ven con buenos ojos un salvavidas: plebiscitar la postura del conglomerado de cara al balotaje.



Crédito: Martín Espinoza C – Diario UChile