A pocos días de que la Corte Internacional de Justicia de la Haya dé a conocer su veredicto sobre la demanda marítima boliviana, el canciller chileno convocó a sus antecesores para analizar las acciones a seguir luego del 1 de octubre próximo. En tanto, en La Paz, el homólogo de Ampuero, Diego Pary, acusó que las autoridades de nuestro país han distorsionado su demanda, junto con cuestionar la provocación “inútil” al pueblo boliviano.

En la antesala del fallo por la demanda boliviana, este viernes el ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero convocó a una reunión a los ex cancilleres para abordar la coordinación y el manejo que tendrá nuestro país post resolución de la Corte Internacional de La Haya.

Al encuentro asistieron los ex ministros de la cartera Carlos Figueroa, Alejandro Foxley, Heraldo Muñoz y Alfredo Moreno, además del agente chileno ante La Haya, Claudio Grossman.

Luego de la cita que se extendió por cerca de dos horas, Roberto Ampuero se refirió a uno de Canciller los escenarios que podría darse el próximo 1 de octubre.

“Bolivia pidió que se obligara a Chile a negociar territorio soberano, pidió una transferencia de territorio. Si a Chile no se le obliga a negociar territorio soberano, será un pésimo resultado para el Presidente Evo Morales”, indicó.

En esa línea el canciller reiteró sus críticas hacia el mandatario boliviano: “ahora, como afectado por una suerte de amnesia, el Presidente Morales dice que se contenta solo con dialogar. Es un gran viraje y ustedes saben que Chile siempre ha estado dispuesto a dialogar y conversar en el marco y bajo el paraguas del Tratado de 1904”.

Paralelamente en el vecino país, las autoridades bolivianas acusaron una distorsión por parte de Chile de la demanda marítima. Así lo expresó en una conferencia de prensa en La Paz el canciller Diego Pary.

“En los últimos días se ha venido haciendo afirmaciones, distorsionando la esencia y el concepto de la demanda marítima boliviana, direccionando hacia el debate público respecto al Tratado de 1904 u otros elementos que no hacen parte de la esencia, no hacen parte de los elementos que el Estado Boliviano ha presentado en la demanda boliviana ante la Corte Internacional de Justicia”.

Asimismo el secretario de Estado acusó a Roberto Ampuero de provocar “inútilmente” al pueblo boliviano y a sus autoridades “al pretender confundir la causa marítima con asuntos de la política interna”. El Gobierno considera que esta es una “inadmisible falta de respeto” enfatizó.

Crédito: Montserrat Rollano – Diario UChile