regionales, pues desde el 2010 se hará a través de elección popular. En ese sentido, el cargo de intendente se transforma en un preciado botín para los partidos políticos tomando en cuenta la proyección política del puesto.

Ya se conocen los futuros ministros y subsecretarios del gobierno de Sebastián Piñera, ahora la expectativa está dirigida al nombramiento de los 15 intendentes regionales, cuyo anuncio se espera para este lunes.

El conglomerado Chile Vamos ya propuso nombres al presidente electo, quien ha debido evaluar a cada uno de los postulantes. Sin embargo en esta ocasión hay un énfasis especial que no era estrictamente necesario hasta la designación anterior: la proyección política de los postulantes.

Esta será la última ocasión en que el ejecutivo elija a sus intendentes, es más, los escogidos podrían dejar el cargo cuando el gobierno lleve solo la mitad de su tiempo en La Moneda. Pues las elecciones del 2020 ya no solo serán municipales, sino que también se escogerá a los gobernadores regionales, en quienes recaerán las actuales potestades del intendente.

Esto tras aprobarse en el Congreso, el pasado 12 de diciembre, la ley orgánica constitucional que regula esta nueva institucionalidad. En ella se indica que los nuevos jefes regionales se elegirán cada cuatro años, en conjunto con las autoridades comunales.

Ante el nuevo escenario, surgen las interrogantes de cómo se manejaran los intendentes tomando en cuenta que si quieren mantenerse en el cargo después del 2020, deberán enfrentar elecciones.

Para Francisco Undurraga, presidente de Evópoli, las autoridades regionales harán su labor sin pensar en hacer campaña, pues la gestión que realicen será su principal aval.

“Aquí los intendentes no harán campaña, lo que harán es una buena gestión, y si así fuera, y logran conectarse con la población, podrán tener opciones para ser candidatos por parte de Chile Vamos, en la medida en que estos pasen por los procesos de selección democrática al que ya estamos acostumbrados, vale decir primarias”

Es mucho lo que se juegan los partidos a la hora de elecciones, y pese a que se afirma que los intendentes harán su trabajo sin pensar en la repostulación, Undurraga reconoce que desde Chile Vamos han puesto especial atención no solo en las competencias técnicas de los personajes propuestos para las intendencias, sino que también en sus competencias políticas, con miras a su proyección.

“Tenemos contemplado que las personas que ocupen esos cargos tengan indudablemente las competencias técnicas pero también competencias políticas, y cuando digo que tengan competencias políticas tiene que ver con que quieran hacer de su vida la política, y en ese contexto nosotros necesitamos gente que vaya a las elecciones, eso es real”.

Las elecciones de gobernadores regionales remueven notablemente el esquema político nacional, pues un nuevo botín electoral está en vitrina y nadie tiene la absoluta seguridad de conseguirlo. De ahí en más, y según dijo a El Mercurio Mauricio Morales, analista político de la Universidad de Talca, la figura del intendente, dejará se ser pasiva, en el sentido de que se limitaba a ejecutar lo que decía el presidente, “ahora tendrán que ser más activas, porque de aquí a dos años tienen que estar peleando el poder local”, aseguró.

Con la elección de los Gobernadores Regionales, la institución del gobierno regional se conformará exclusivamente por autoridades elegidas directamente por la ciudadanía.

Crédito: Camilo Villa J. – Diario UChile