En las afueras del recinto penal, los diputados y dirigentes del conglomerado, expresaron la necesidad de “poner fin a la impunidad y a la injusticia”.

Beatriz Sánchez, Giorgio Jackson y Miguel Crispi acompañados de otros dirigentes del Frente Amplio, se apostaron a las afueras de Punta Peuco y exigieron al gobierno el cierre del recinto que alberga a los condenados por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura cívico militar.

El diputado representante de revolución democrática, Miguel Crispi, explicó a los medios presentes en el lugar las razones de su protesta. “Esta mañana el Frente Amplio se ha movilizado hasta este lugar, para que este 11 de septiembre podamos decir muy claro, fin a la impunidad, fin a la injusticia y reparación. No puede ser que sean solo las agrupaciones de derechos humanos las que del 90 en adelante sean los que semana a semana clamen por justicia. Necesitamos una nueva generación que se movilice”.

La ex candidata presidencial, Beatriz Sánchez, manifestó que el Frente Amplio, independientemente de sus discusiones internas, se encuentra unido para “trabajar permanentemente por el respeto a los derechos humanos. (…) Puede haber declaraciones que tengan una intención u otra, pero no nos perdemos en el tema de fondo, que tiene que ver con el respeto de los derechos humanos afuera y en Chile.

En ese mismo sentido fueron las declaraciones del presidente de RD, Rodrigo Echecopar, quien exigió al Ejecutivo el cierre de ese recinto penal especial .“Se acabó el tiempo de la justicia en la medida de lo posible”, afirmó el dirigente y recordó al gobierno que en su anterior mandato sí cerraron el penal Cordillera. A la vez, Echecopar manifestó la intención de la colectividad de trabajar en las reparaciones a las violaciones a los derechos humanos. “Queremos decirle claramente al gobierno que acá hay una oportunidad. El Frente va a estar con disposición, voluntad para avanzar en la medida que hayan compromisos para saldar la deuda que tenemos con los derechos humanos en Chile”, aseveró el dirigente.

Crédito: Claudia Carvajal G. – Diario UChile