El nuevo timonel busca llevar al partido de regreso al debate nacional con una propuesta de temas como educación, transparencia y salud, los que pretende abordar en sus primeros 90 días de gestión.


Cerca de cuatrocientos militantes llegaron al evento donde el ex diputado asumió la conducción de la Democracia Cristiana. El timonel se comprometió a “respetar a las bases”, emplazándolas a hacerse presentes en las organizaciones sociales y preparar las próximas elecciones municipales.

La máxima autoridad de la DC llamó a los diputados y senadores del partido a hacerse parte de los debates nacionales “hablando fuerte a nombre de la Democracia Cristiana”, les pidió que no haya temas de interés nacional sin la opinión de los representantes en el congreso. Para esto se comprometió a que habrá una vinculación permanente y un trabajo conjunto con la directiva para definir y resolver temas que necesiten de resoluciones partidarias.

Dentro de las intenciones de Chahín se encuentra el regresar a una alianza con el partido socialista y de esta manera retomar el bloque histórico de la centroizquierda. Sin embargo, las críticas no se hicieron esperar. El primero en oponerse fue el senador Francisco Huenchumilla quien expresó a El Mercurio que “Chahín dio una idea, muchos no las compartimos y tendremos que debatirla. Ahí será la hora de la verdad”. A dicha crítica se sumaron a las ya hechas por el senador Jorge Pizarro en las que expresaba que el timonel se había adelantado y que lo primero era buscar alinear internamente al partido antes de salir a buscar alianzas.

En su discurso inicial el ex diputado se propuso siete puntos que la DC deberá instalar en la agenda en los primeros 90 días de su gestión con los que pretende generar una “revolución de la dignidad”.

Para esto solicitó al Consejo de la DC colaboración en la identificación de núcleos de acuerdos. Entre los siete puntos propuestos por la autoridad del partido se encuentran: transparencia, donde espera que se cumplan las normas; educación, donde pidió avanzar hacia la calidad; salud, apostando por una ley de isapres con plan único y la defensa de los recursos naturales.


Crédito: Francisco Velásquez – Diario UChile