publicidad-webypunto-300x250

Los líderes de los partidos de la Nueva Mayoría aseguraron que no hay diferencias al interior del Gobierno sobre el conflicto en la Araucanía, luego de los dichos del ministro de Desarrollo Social Marcos Barraza, quien fue categórico en que no existe terrorismo en dicha región. Sin embargo, el cambio en el actuar del Ejecutivo frente a este conflicto no dejó conformes a todos en el oficialismo.

Uno de los temas obligados del Comité Político en La Moneda fueron los dichos del ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza (PC), quien el pasado fin de semana cuestionó la forma en que el Gobierno llevó a cabo la llamada Operación Huracán.

Las críticas apuntaban al subsecretario Mahmud Aleuy, quien estuvo a cargo de dicha acción que terminó con ocho mapuches acusados de asociación ilícita con carácter terrorista. Según el secretario de Estado se abusó de un “efectismo comunicacional” durante la operación.

Declaraciones que reiteró este lunes cuando manifestó que en Chile no existe terrorismo, sino “hechos delictuales o violentos que eventualmente podrían ser calificados como tal”. En esa línea, enfatizó en la necesidad de un camino político que entregue las garantías para que los pueblos originarios puedan incidir y relevar sus derechos, advirtiendo que la seguridad es un ámbito de acción de otro ministerio.

“Esto le corresponde al Ministerio Público y al Ministerio del Interior, porque en Chile cada institución debe operar de acuerdo a sus competencias. Si ha habido tipificación de delito terrorista, es porque eventualmente pudiese calificar así, pero eso es distinto a afirmar que en Chile hay terrorismo”, sostuvo.

Si bien el ministro Barraza señaló que no existen diferencias al interior del Gobierno en la forma de abordar el conflicto en la Araucanía, sus dichos fueron criticados por algunos miembros de la Democracia Cristiana. Andrés Zaldívar, calificó las declaraciones como un error, advirtiendo que no se pueden producir discrepancias entre ministerios.

Por su parte, Gonzalo Duarte, secretario nacional de la Democracia Cristiana, indicó que desde el partido consideran necesario separar las acciones de violencias de las reivindicaciones del pueblo mapuche, por lo que esperan que las acciones judiciales continúen y que el Ejecutivo no deje de perseguir estos hechos. En ese sentido, dijo no estar de acuerdo con las afirmaciones de Barraza.

“Esperamos que la Fiscalía actúe con eficiencia y rapidez para frenar los actos de violencia. Si esas operaciones contribuye a aquello, la obligación de todos, empezando por el Gobierno es de respaldarlas y así se ha expresado”, afirmó.

Gonzalo Navarrete, presidente del Partido por la Democracia, señaló que el tema debe ser tratado de forma integral, por lo que consideró que es fundamental tanto el trabajo en seguridad que se hace desde el Ministerio del Interior, como lo que está llevando a cabo el Ministerio de Desarrollo Social a través del Plan Araucanía.

En tanto, el presidente del PC, Guillermo Teillier, desdramatizó los dichos de su correligionario “no constituye un atropelló a la razón”, sino que simplemente contenía una visión distinta de los hechos, porque la situación en la Araucanía estaba entorpeciendo el proceso de la consulta indígena que está desarrollando y el plan Araucanía.

En entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile, el historiador Fernando Pairican, comentó que el Gobierno no ha mostrado claridad en la forma en la que ha abordado el conflicto. Desde su perspectiva, existe una política errante porque no se ha enfrentado el tema como un problema de Estado. “Esto se mueve según las presiones políticas de cada sector”, indicó.

En tanto, desde Chile Vamos anunciaron que este martes presentarán ante el Congreso una acusación contra el ministro del Interior, Mario Fernández, por su decisión de retirar la querella por Ley Antiterrorista a los cuatro comuneros acusados en el denominado caso Iglesia, quienes permanecieron más de cien días en huelga de hambre.

Crédito: Karina Palma – Diario UChile