publicidad-webypunto-300x250

Hasta el momento se reportan 40 viviendas destruidas en los sectores de San Alberto y Catillo. Cabe destacar que al momento, voluntarios de Bomberos se encuentran realizando labores de protección de las viviendas de sectores aledaños, donde ya han sido evacuados los pobladores.

Se mantiene sin control el incendio limítrofe que afecta a las regiones del Maule y Biobío. El foco de fuego que se inició la tarde de este martes ya ha consumido 3.500 hectareas comprendidas entre las comunas de Parral y Ñiquén.

Según la información oficial, hasta el momento se reportan 40 viviendas destruidas en los sectores de San Alberto y Catillo. Cabe destacar que al momento, voluntarios de Bomberos se encuentran realizando labores de protección de las viviendas de sectores aledaños.

Preliminarmente, Carabineros, PDI y Bomberos, coordinados por ONEMI, realizaron una evacuación preventiva de 580 personas de los sectores de San Alberto, Catillo y Termas de Catillo, en la comuna de Parral.

Las carácteristicas del fuego obligaron a mantener la alerta roja en la zona y la prohibición total que reingreso de los evacuados hasta contener las llamas.

Las autoridades de Conaf y Omeni explicaron que en el lugar trabajan 16 brigadas, 9 helicópteros y 4 aviones, entre ellos el ruso ilyushin, que tendría que entrar en mantención el 25 de febrero.

Ricardo Toro, director de la Onemi, no quiso referirse a la intensionalidad del fuego. Más bien, confirmaron que la ola de calor que afecta a la zona centro-sur del país, sumado al viento en la zona, hicieron avanzar muy rápido el incendio.

Crédito: Diario Uchile