publicidad-webypunto-300x250

Al término del primer semestre de 2017 la industria tiene resultados superiores a los obtenidos en el mismo periodo del año anterior. La información sobre las utilidades se da en el marco en que el gobierno desechó la posibilidad de una reforma a las isapres para este periodo. El debate sobre el servicio privado de salud sigue abierto.

55.646 millones de pesos. Esa es la cifra de utilidades registradas por las isapres de Chile durante el último semestre. La industria tiene resultados superiores a los obtenidos a igual periodo del año anterior, creciendo un 135,8% respecto al primer semestre de 2016.

La ganancia bruta del sistema aumentó un 48,3% en relación a igual período del año anterior, siendo la más alta de los últimos seis años. Así lo informó durante la mañana de este miércoles Sebastián Pavlovic, Superintendente de Salud: “La rentabilidad sobre el capital y reservas aumenta desde un 8,1% a un 17,7% en 2017 y sobrepasa el promedio observado de los últimos seis años”.

Atendiendo el desglose de cada una de las isapres, se percibe una variación de 1.201% en la isapre Nueva Masvida, ex Optima, alcanzando los $9.911 millones este primer semestre. Le siguen Consalud, con un 395% y Cruz Blanca y Banmédica con casi un 150%.



Vale decir que ninguna medición consideró a la isapre Masvida, dada la situación de reorganización judicial que existe luego de la crisis económica que derivó en el no pago de reembolsos por prestaciones y licencias médicas.

Por otro lado, los ingresos por concepto de cotizaciones de salud aumentan en 158.164 millones de pesos. Desde la Superintendencia estiman que alrededor de un 43% de este incremento corresponde al alza de las primas GES, que comenzaron a recaudarse a partir de julio de 2016.

A raíz del constante incremento en las utilidades y los registros publicados este miércoles, se le consultó al superintendente sobre la decisión del ministerio de Salud de desechar la reforma a las isapres para este periodo.

Pavlovic si bien se manifestó partidario de una reforma, respaldó la decisión del Gobierno de darle prioridad a otras iniciativas: “Esperamos que eso quede disponible para el futuro. Nos parece relevante hacerse cargo del funcionamiento del sistema privado. Aspectos que empiezan a surgir a partir del funcionamiento de la industria y que quizás antes no veíamos, vinculados a integración vertical, el proceso de tarificación o transparencia. En cuatro años hay una serie de reformas que se pueden abordar, y obviamente dentro de la lista que sigue el sistema privado de salud es parte de las prioridades que como sociedad tenemos”.

Andras Uthoff, uno de los especialistas que formó parte de la comisión encargada de elaborar un documento que propusiera un sistema alternativo a las isapres, culpa al Ministerio de Hacienda de dar de baja la reforma: “El proyecto estuvo hecho por este Gobierno y se detuvo por decisiones de otros ministerios, no el de Salud. Es tremendamente urgente, sobre todo para evitar este tipo de información, en donde se ve que las isapres discriminan por riesgo y hacen negocio más que tener una política de atención a la salud”.

Respecto a la ganancia operacional, esta registró un incremento significativo, según la Superintendencia, alcanzando los $59.661 millones, con un crecimiento de 350% respecto del mismo periodo del año anterior.

Así, las utilidades de la industria siguen en permanente incremento a pocas semanas del anuncio que hizo la ministra de Salud, Carmen Castillo, de descartar una reforma a las isapres durante este gobierno. En esa ocasión, la titular de la cartera anunció que no se ingresaría y que todo el estudio que se hizo, a cargo de una comisión especial, servirá de insumo el próximo gobierno.

Crédito: Martín Espinoza – Diario UChile








No tags for this post.