La nueva presidenta electa de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica dijo que buscan transformar el plantel y esperan que se profundice la política de gratuidad a nivel nacional. Además, comentó que el próximo año trabajarán por nuevas políticas de género y laborales dentro de la institución.

Por segundo año consecutivo, el movimiento político Nueva Acción Universitaria (NAU) logró la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC) al conseguir el 52 por ciento de los votos en segunda vuelta y vencer a Solidaridad.

Con este triunfo el NAU liderará la FEUC por octava vez, en esta oportunidad bajo la dirigencia de la estudiante de Educación Parvularia, Josefina Canales, quien conversó con Diario y Radio Universidad de Chile sobre sus prioridades y desafíos para el próximo año.

El diagnóstico de la estudiante sobre la Universidad Católica es claro en indicar que se trata de un plantel “conservador que ha trabajado principalmente para la elite chilena”. En esa línea, enfatizó en la necesidad de aportar desde distintas áreas y seguir transformando la institución.

Mientras que sobre sus expectativas para el próximo gobierno, dijo que como estudiantes esperan que continúen los avances en las transformaciones sociales que exige la ciudadanía.

“Creemos que tiene que ser un gobierno que tome los temas de educación desde la consigna de la educación como un derecho social.  Las distintas reformas, en particular la de educación superior, han sido bastante insuficientes. Por otro lado, seguimos esperando el proyecto del mecanismo que reemplazará al Crédito con Aval del estado (CAE). Para nosotros todo esto se tiene que seguir trabajando el próximo año porque falta mucho por avanzar”, expresó.

La nueva presidente de la FEUC recordó que desde que se están tramitando las reformas en educación, la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) ha hecho una serie de indicaciones a los proyectos que el Ministerio no ha considerado.

Josefina Canales comentó que esperan que se profundice la política de gratuidad, por lo que criticó los dichos del candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera.

“Nosotros estamos a favor de la gratuidad universal para todos y todas., por eso deja mucho que desear que el candidato de Chile Vamos diga que va a detener la gratuidad, cuando creemos que este punto es esencial para dejar de entender la educación como un bien de mercado y comenzar a entenderla como un bien social. El trabajo en conjunto y la organización estudiantil es lo que debe hacer que estos temas sean trabajados por los distintos gobiernos, somos los estudiantes los que tenemos que salir a las calles a reclamar por nuestros derechos y objetivos”, afirmó.

La dirigente dijo que si no se avanza en las reformas que exigen, sea cual sea el Gobierno, apelarán a la movilización con la intención de que los temas vuelvan a hacer sentido en la ciudadanía. De este modo, manifestó que su preocupación estará en todos los nivel de educación, partiendo por la inicial.

Además, sostuvo que es fundamental que el movimiento estudiantil comience a incidir en políticas de género, levantando la demanda de una educación no sexista tanto al interior de los planteles como a nivel nacional.

Mientras que en términos de cambios dentro de la Universidad Católica, dijo que otra de la áreas que esperan trabajar es la laboral, exigiendo el fin al subcontrato de los funcionarios.“Estamos felices porque el mensaje del NAU, de transformar la Universidad, hace sentido. Somos muchos los que no queremos un plantel conservador que no trabaja por las necesidades del país”, recalcó.

La estudiante también se refirió a otros temas, como la reciente venta de la totalidad de Canal 13 a Andrónico Luksic, sobre lo cual comentó que a pesar de que la Universidad no tenía incidencia sobre la señal, “podría haber sido un espacio de democracia y un recurso mucho mejor aprovechado por el plantel”.

En tanto, respecto de la atención que negó la Red Salud UC Christus a Daniela Vargas, quien estaba bajo la custodia del Servicio Nacional de Menores (Sename) y que murió el año 2015 producto de un infarto, Josefina Canales dijo que “es gravísimo si se confirma lo que ha salido en los medios”.

Según se ha denunciado esta semana en la prensa, el acceso a un trasplante cardiaco habría sido negado por “la condición de precariedad familiar, social y personal de esta paciente”. En ese sentido, la dirigente criticó que una institución que dice tener un rol público no trabaje para quienes más lo necesiten.

Crédito: Karina Palma – Diario UChile