publicidad-webypunto-300x250

Este martes asume el nuevo presidente del país caribeño, que termina con la inestabilidad política. Es además el fin de un gobierno provisional que cumple más de un año en el poder Ejecutivo.

Después de la maratón electoral que vivió Haití desde el 2015, cuando los comicios electorales fueron anulados por fraude, Jovenel Moïse fue electo presidente en noviembre de 2016 con el 55,60% de los votos.

Junto con su llegada al poder, termina el gobierno provisional del ex presidente del Senado, Michel Martelly, quien permaneció por más de un año haciendo frente a la inestabilidad política del país. Martelly enfrentó en octubre el huracán Matthew, que se llevó 573 vidas, y provocó la peor crisis humanitaria después del terremoto del 2010.

El nuevo presidente Jovenel Moïse tendrá que enfrentar la recuperación de un país donde el 60% de la población vive por debajo de la línea de la pobreza: 50.000 personas viven en campamentos precarios. El huracán Matthew arrasó con cosechas y ganadería, que resultaron en una tasa de desempleo que actualmente bordea el 70%.

El camino que este martes comienza Moïse es promisorio, ya que su partido el PHTK fue vencedor en los sufragios de enero, convirtiéndose en la mayor fuerza política en ambas cámaras del parlamento. Esto le confiere mayor libertad al liderazgo de Moïse.

El acto de investidura será en el Parlamento, y contará con la presencia de los presidentes de Ecuador, República Dominicana y Venezuela, así como con 78 delegaciones internacionales. El subsecretario de Asuntos Políticos del Departamento de Estado de Estado Unidos, Thomas Shannon también hará el viaje.

La asunción del nuevo presidente de Haití, Jovenel Moïse, culminará con discurso a la nación desde los jardines del Palacio Nacional.

*´Por RFI

Crédito: Diario Uchile