publicidad-webypunto-300x250

Este miércoles el ministro en visita que investiga los crímenes de la llamada Caravana de la Muerte, Mario Carroza, presentó la acusación en contra del ex comandante en jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre en su calidad de cómplice del asesinato de 15 personas al interior del Regimiento Arica de La Serena en octubre de 1973, por la comitiva liderada por Sergio Arellano Stark.

Tal como lo adelantó el ministro Mario Carroza en entrevista a Radio y Diario Universidad de Chile, este miércoles fue presentada la acusación en contra del ex comandante en jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre, en su calidad de cómplice de la muerte de 15 personas a manos de la llamada Caravana de la Muerte, en el Regimiento Arica de La Serena.

El juez señaló en declaraciones a T13, al momento de presentar el libelo, que “se dictó acusación contras todas aquellas personas que estaban ya procesadas con anterioridad, entre esos el general”.

Cheyre, quien detentaba el grado de teniente del Ejército cuando se produjo el asesinato de estas personas el 16 de octubre de 1973, ya estuvo detenido por esta causa debiendo pagar un millón de pesos de fianza para obtener su libertad:”Demostraré mi inocencia. Yo no he participado en violaciones a los derechos humanos”, fueron parte de sus declaraciones en julio de 2016.

Luego, en octubre del año pasado, presentó su renuncia al cargo de director del Servicio Electoral, esto luego de tener que, nuevamente, declarar en tribunales por este caso.

Desde la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos de la región de Coquimbo, su presidenta, Ana Merino, declaró que esperan que Cheyre sea condenado y que, efectivamente, vaya a la cárcel “respecto de su tremenda responsabilidad que él tiene acá en la región, porque no puede quedar impune”.

“Nosotros hemos esperado ya casi 44 años para llegar a esta instancia. Nos parece muy bien que el ministro Carroza lo condene de manera efectiva, condenas que permitan llegar a la cárcel, que no vaya a quedarse en la casa para ir a firmar solamente. Las familias han tenido la paciencia de esperar por tantos años este momento de justicia, que muchas compañeras fallecieron esperando esta noticia, que han partido sin ver la luz de la esperanza de la justicia”.

Ana Merino recordó que otros oficiales de Ejército involucrados en este caso han logrado morir en la impunidad, partiendo por el líder de la Caravana de la Muerte, el general Sergio Arellano Stark, “quien lamentablemente murió en su casa”, expresó la presidenta de la AFEP de Coquimbo, quien sostuvo que también debería ser condenado Ariosto Lapostol, a la sazón comandante del Regimiento Arica de La Serena.

“Afortunadamente, Cheyre es más joven. Esperamos que Ariosto Lapostol también vaya a la cárcel, a pesar que ya tiene sus años, pero realmente acá en Chile los años no le quita lo asesino, por ejemplo en Argentina los violadores a los derechos humanos cumplen condena perpetua en las cárceles comunes. Videla murió en una cárcel común y aquí también hay que hacer un esfuerzo que ellos vayan como cualquier persona, porque son crímenes de lesa humanidad”.

Finalmente, Ana Merino aseguró que como organización “seguirán firmes en esta larga y dolorosa lucha”, al mismo tiempo que valoró la labor realizada hasta por el ministro Carroza, a diferencia de otros magistrados que no hicieron justicia en casos de violaciones a los derechos humanos.

Crédito: Gonzalo Castillo  – Diario UChile