El analista electoral analizó el rol que cumplen las encuestas en una elección y abordó la falta de congresistas que propondría una forma de gobernar en base a la negociación por parte del candidato de Chile Vamos si es que llega a La Moneda.

Los candidatos ya no tienen mucho que hacer ante las elecciones del próximo 19 de noviembre. La suerte está casi echada luego de meses de campaña. Algunos han subido en las encuestas y otros han bajado. Uno de ellos es el favorito, por cierto.
Este proceso político ha sido acompañado una vez más por las famosas encuestas, que se presentan como un arma de doble filo. Al mismo tiempo que miden estados de ánimos, influyen en la mentalidad de las personas a la hora de percibir al probable ganador. Éste y otros temas fue lo que abordó Kenneth Bunker, analista electoral de la organización Tresquintos, en el programa Pienso Luego Decido de Radio Universidad de Chile.
El especialista comenzó hablando de la que en realidad es la primera noticia para esta elección; viene por el lado de las disputas para elegir diputados y senadores. La eliminación del sistema binominal en pos de la representatividad estaría por generar la mayor renovación de congresistas en la historia desde la transición.
“Esta elección, pase lo que pase, va a traer la mayor cantidad de renovación de diputados y senadores que ha existido desde el 90’. Primero porque no hay tantos diputados que van a la reelección, pero más importante es que se aumentó el tamaño de la Cámara de 120 a 155, y el Senado pasó de 38 a 50”, expresó.
Asimismo, el analista confirmó las preferencias que existen sobre Sebastián Piñera. Sin embargo, luego de estudiar la historia electoral y el escenario actual, Bunker concluyó que a nivel de Congreso, el candidato de Chile Vamos estaría lejos de conseguir una mayoría que le permita hacer cambios profundos; aquella mayoría que le sirvió a la presidenta Bachelet para hacer reformas como, por ejemplo, las educacionales, tributarias y electorales.
“Es importante mirar la elección legislativa y cuál va a ser el quórum que su Gobierno podría alcanzar. En ese sentido, una de las cosas que estamos viendo es que no obtendría una mayoría simple, tal como no la obtuvo en el año 2009 para poder hacer grandes cambios o reformas. Eso se ve como algo improbable”, añadió.
La lógica de la encuesta
Ahora bien, el especialista también tuvo palabras para referirse al tema que se encarga, previo a la elección, de crear, dependiendo del candidato, una atmósfera de triunfo o de derrota entre competidores. Se trata de las encuestas.
Kenneth Bunker contó que en esta dinámica existen diversas teorías que entrarían a hacer un manejo de la opinión pública. Una de ellas es la del Bandwagon, donde los votantes que no saben por quién sufragar se suben al carro ganador. O la Underdog, que consiste en gente que se suma al candidato que tiene menos preferencia.
La otra mirada sobre las encuestas guarda relación con que funcionan como un termómetro político.
Sin embargo, éstas no cuentan con ningún tipo de regulación. En ese sentido se podría comparar con el panorama extranjero, donde ocurren situaciones diferentes, como la disponibilidad de la información sobre el financiamiento, por ejemplo.
“En otros países, lo que tienen que hacer toda encuesta, sobre todo cuando tocan temas de política, es revelar de dónde obtienen financiamiento. Es importante tomarlo en cuenta, transparentarlo, y es importante saber que los datos que se recolectan logren ser pasados de una manera transparente para que se puedan ponderar”, dijo.
El tema de la ponderación de los encuestados ha sido algo polémico, según el experto. Ellos mismos, desde Tresquintos, observaron que en Adimark no ocuparon los ponderadores que se tenían que usar, lo que durante el gobierno de Piñera se tradujo en mayor popularidad para él. De todas formas, Bunker pensó que esto se debía a un error en lugar de algo planeado.

Crédito: Nicolás Massai – Diario UChile