publicidad-webypunto-300x250

Un complejo panorama electoral se vislumbra en las colectividades del oficialismo. Según distintos análisis, luego del quiebre en la Nueva Mayoría, ambas partes –DC y guilleristas- corren el riesgo de ver reducida su cantidad de senadores y diputados, tomando en cuenta además la irrupción del Frente Amplio. En ese contexto, las negociaciones que realicen los partidos del bloque con otras fuerzas políticas podrían ser claves para un triunfo electoral de la centro-izquierda.

Luego de que se despejara el escenario presidencial en la Nueva Mayoría, con dos candidatos a la Moneda, -Carolina Goic por la DC y Alejandro Guillier representando al resto de las colectividades-, las negociaciones entre los partidos oficialistas están enfocadas en el tema parlamentario.

En ese marco, en el PRO desde hace varios meses están en búsqueda de un acuerdo con la Nueva Mayoría, con lo que podrían obtener más de un cupo al Congreso. Mientras, que en la coalición de gobierno -a excepción del Partido Comunista-, se han mostrado reticentes a ir juntos en una misma planilla parlamentaria.

Sin embargo con este nuevo escenario político al interior del oficialismo, la situación podría cambiar. Esto, ya que tanto la Democracia Cristiana como los partidos que apoyan a Guilllier perderían varios diputados y senadores al competir en listas separadas.

En ese contexto, el sitio de análisis electoral Tresquintos proyectó cómo le iría a una eventual lista entre los partidos que apoyan a Alejandro Guillier y la colectividad de ME-O previendo que entre todos podrían obtener 73 diputados, 10 más que si excluyen al PRO.

En ese sentido, la dirigenta del PRO Patricia Morales insistió en la necesidad de alcanzar un acuerdo entre la centro-izquierda en materia parlamentaria que de gobernabilidad al país

“Lo que estamos buscando es decirle a los chilenos aquí hay que ponerse las pilas, trabajar con un programa común y un bloque parlamentario común. Yo creo que la centro-izquierda en Chile debe dar muestras de madurez y eso también implica ser capa de dialogar en temas parlamentarios”, afirmó.

Para el director del Centro de Análisis Político de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, las opciones que tiene el partido de Marco Enriquez-Ominami son pocas: o llega a un acuerdo con la Nueva Mayoría o hace lo propio con el Frente Amplio. De lo contrario, advierte el experto, la colectividad podría quedar sin representación parlamentaria.

“El PRO la única alternativa de sobrevivencia que tiene es incorporarse a algún pacto grande y en este caso al pacto de la Nueva mayoría, con la DC o sin la DC. Si el PRO compite en una lista en solitario, entonces va a quedar en medio del Frente Amplio y de lo que queda de la Nueva Mayoría y eso lo haría aparecer en casi todos los distritos como la quinta o sexta lista, lo que implicaría que el PRO obtuviese una muy baja representación e incluso quedarse con cero diputados en caso de que se dé este escenario”, explicó.

El experto electoral se refirió además a la posibilidad de que la Nueva Mayoría compita con más de un candidato presidencial y una lista única al Congreso. Sobre este punto, Morales recordó que “el año 2005 la Alianza por Chile compitió con dos candidatos presidenciales y una lista parlamentaria.  Si la centro-izquierda está dispuesta a competir con tres candidatos presidenciales y con una lista parlamentaria, sería una decisión electoralmente razonable, ya que en un sistema proporcional la unión hace la fuerza. Sin embargo sería políticamente difícil de explicar”, aseguró.

En tanto, el analista político y académico de la Universidad Diego Portales, Fernando García Naddaf afirmó que dado el debilitamiento de la imagen de Marco Enríquez-Ominami, las posibilidades de que la centro-izquierda se “beneficie” electoralmente al incluir al PRO son mínimas.

“Yo creo que hoy las condiciones del PRO son totalmente distintas a las que estaban hace cuatro o seis años. La votación del PRO no siempre correspondía a la votación de Marco, estaban totalmente disociadas. Hoy, con un Marco aún más debilitado, creo que podría ser aún más complicado y no veo que haya mucho beneficio desde ese punto de vista, que la Nueva Mayoría realmente logre mucho más, si puede mejorar sería en torno a un 1 o 2 por ciento”.

El ex director del Magister de Política y Gobierno de la UDP recalcó que “no es un buen negocio la división de listas de la Nueva Mayoría, si el objetico es que este ex conglomerado tenga una representación parlamentaria similar a la que tiene hoy”.

Crédito: Montserrat Rollano – Diario UChile