publicidad-webypunto-300x250

El diputado socialista y presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana criticó la iniciativa presentada por la llamada Bancada Transversal por la Seguridad Ciudadana que busca ampliar el control preventivo de identidad a adolescentes. Además, organismos alertan sobre los estereotipos y estigmatizaciones que este mecanismo puede generar.

Este miércoles, la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara votará el polémico proyecto de ley presentado por la denominada “Bancada Tranversal por la Seguridad Ciudadana” que busca ampliar el control preventivo de identidad a menores de 18 años y mayores de 16 años.

Dicha iniciativa ya ha sido ampliamente criticada por diversos organismos, tanto nacionales como internacionales, sobre infancia y juventud, por considerarla una vulneración a sus derechos, también por contravenir convenciones internacionales sobre infancia y juventud, además de generar estigmatización y discriminación.



El presidente de la comisión de Seguridad Ciudadana, (PS) Leonardo Soto, criticó este proyecto, señalando que además está fundado en el supuesto falso que el control preventivo de identidad aprobado en agosto del año pasado ha sido efectivo, por lo que aseguró que más que la seguridad ciudadana esta bancada transversal promueve “el populismo penal sin sentido”.

“Mi convicción es que todos los datos preliminares que hoy día se tienen, después de poco más de un año, indican que esta herramienta del control de identidad preventivo, creada en el mes de agosto del año pasado, ha sido un completo y rotundo fracaso (…) Por eso es mucho más descabellado aplicarla hacia los menores de edad, pues es un segmento que tiene un nivel de vulnerabilidad mayor en cuanto a su interacción con las policías, en segundo lugar hay que considerar que los menores de edad de 18 años, no tienen obligación de portar documentos identificatorios ni tampoco la cultura de hacerlo”.

En efecto, instituciones judiciales como la Defensoría y el Ministerio Público también han cuestionado la eficacia del control preventivo de identidad, el cual según cifras de cada 39 controles realizados se encuentra sólo una orden de detención pendiente, mismo resultado que se verifican en cada 20 controles de carácter investigativo.

Incluso la fundación Paz Ciudadana manifestó que “los números arrojan que lamentablemente no existe una mejora en el sistema. No hay un mayor número de controles y la efectividad del sistema es relativamente baja”.

Sin embargo, uno de los promotores de este proyecto, el diputado de la DC Gabriel Silber defendió esta iniciativa señalando que su objetivo no es de carácter punitivo sino colaborativo con las autoridades que trabajan con niños y adolescentes, al mismo tiempo que criticó a quienes cuestionan el control preventivo en base a la cantidad de órdenes de detención que consigue pesquisar.

“No podemos mercantilizar el éxito de una medida o no atendiendo la cantidad de personas detenidas. Creo que el éxito está dado desde que haya una persona que siendo condenada por los tribunales esté evadida, haya podido ser puesta a favor de los tribunales de justicia, creo que ya es una buena medida desde el punto de vista de seguridad pública”

Desde la Corporación Opción, organismo que trabaja en la promoción y protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes, la abogada de Seguimiento Legislativo y Redes Camila de la Maza señaló que el proyecto de ley “se basa en premisas erradas” como el supuesto éxito del control preventivo en adultos, y porque se enfoca en “estereotipos”.

La abogada de Opción señaló además que pretender que un eventual control preventivo de identidad puede ser una forma de colaboración de las policías para un proceso de rehabilitación y reinserción de los jóvenes, es “una mirada cien por ciento tutelar”.

“Que un parlamentario o una parlamentaria entienda esto como un rol de coadyuvante para volver a los adolescentes al camino del ‘bien’, más bien es no concederle su derecho a la autonomía progresiva, es decir ser titulares de derecho. Nadie diría eso respecto de un adulto, por lo tanto no tenemos ninguna razón para decir que los policías tienen que coadyuvar, las policías se tienen que especializar en el tratamiento de los adolescentes, pero su intervención con los adolescentes es bien focalizado y tiene que ver con la población infractora, este es un control de identidad universal”.

De acuerdo al cronograma de la Comisión de Seguridad Ciudadana, el plazo para ingresar indicaciones al proyecto de ley de sólo un artículo, expira el 10 de octubre, para proceder a su votación el miércoles 11 de octubre.

Crédito: Gonzalo Castillo – Diario UChile