Son 33 días de paralización en los que el sindicato de trabajadores no ha logrado llegar a acuerdo con la corporación Baldomero Lillo y este lunes anunciaron una radicalización de sus movilizaciones. El alcalde de Lota, Mauricio Velásquez, señaló que si las negociaciones no dan frutos en los próximos días, la comuna entera podría sumarse a las protestas.


Han pasado 33 días desde que inició la huelga de la mina El Chiflón del Diablo y, hasta ahora, parece no haber consenso.

Los 29 trabajadores paralizados y la corporación Baldomero Lillo continúan enfrentados en torno al reajuste de sus sueldos. Mientras el sindicato solicita un aumento del 13 por ciento, la empresa solo ofrece un 7,5.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el presidente del sindicato, Gastón Ramírez, señaló que los trabajadores ya han comenzado a tener problemas, y que luego de un mes de movilizaciones, ya no les alcanza.

“Hasta ahora nos hemos mantenido con la ayuda solidaria de la gente no más. Tenemos trabajadores que les van a cortar el agua, que no han enviado a sus hijos al colegio. Hay gente que depende solo de este sueldo, y este alcanza solo para 15 días. El resto del mes hay que encalillarse”

Ramírez comentó a nuestro medio que, previo a la huelga, mantuvieron conversaciones con la empresa durante dos meses. Sin embargo, no lograron llegar a acuerdo.

El alcalde de Lota, Mauricio Velásquez, se hizo presente la jornada de este lunes en una nueva manifestación que se tomó el acceso principal a la comuna, y que contó con la participación de distintas agrupaciones comunales.

Velásquez, durante el encuentro, afirmó que el Estado debe tomar cartas en el asunto y calificó de “intransigente” a la corporación.

“El Chiflón del Diablo es del Estado, por lo tanto, el Estado se tiene que hacer responsable en sentarse a la mesa para consensuar y poner fin a la intransigencia de la corporación Baldomero Lillo, para que así se pueda llegar a un buen puerto. También se ha visto afectada la comuna en general, el comercio, la feria y servicios. La comuna tiene que solidarizar y por primera vez está levantando la voz”.

Movilización Ruta 160, acceso a Lota. Créditos: Cooperativa

Gastón Ramírez, líder sindical del Chiflón del Diablo, aseguró que están dispuesto a radicalizar las medidas de presión, y que hasta el momento, son 15 los trabajadores que se han adentrado en la mina para exigir una solución a sus demandas.

Velásquez, en tanto, advirtió que si la situación actual se mantiene, la paralización se extenderá a toda la comuna.

“El Chiflón del Diablo se está llenando de agua y no se va a poder recuperar. Llamo a la corporación para que deje su intransigencia, porque esto puede incrementar y llegar a una paralización de carácter comunal”.

Finalmente, Ramírez comentó que este martes volverán a reunirse con la empresa, a la cual también le exigen un bono de término de conflicto y el pago de los 33 días que llevan sin trabajar.

Nuestro medio intentó contactarse con la corporación Baldomero Lillo pero no hubo respuesta.

Hasta ahora, se estima que cerca de 12 mil turistas no han podido hacer ingreso a la mina, una de las principales atracciones con las que cuenta la comuna.

Crédito: Ricardo Verdugo S. – Diario UChile