publicidad-webypunto-300x250

Tanto Fulvio Rossi como Marcelo Díaz buscan estar en las papeletas parlamentarias en noviembre, pese a que ambos han sido cuestionados en temas de probidad. En la interna socialista las cosas se ven complejas para ambos: ninguno de los dos cuenta con los respaldos suficientes para asumir candidaturas.

El Partido Socialista no sólo vive una discusión parlamentaria a nivel de conglomerado, sino que también tiene una importante definición interna, en la que el tema de fondo es la probidad de los postulantes.

El senador Fulvio Rossi y el ex vocero de gobierno, Marcelo Díaz, son los nombres por los que el PS debe decidir. El primero ya no es militante, debido a que renunció por ser investigado en el caso SQM por haber recibido aportes de la minera no metálica, pero está interesado repostularse al cargo utilizando un cupo del partido.

Pero Rossi tiene una situación difícil en su ex domicilio político, debido a que tiene varios detractores, incluso dentro de la directiva, que se oponen a que el partido lo lleve como candidato.

“El Partido Socialista no debería llevar de candidato a Fulvio Rossi. Los temas no son solamente judiciales, sino que también son éticos, y él ha reconocido públicamente haber recibido platas del yerno de Pinochet a través de SQM. Por lo mismo, es impresentable que el Partido Socialista lo lleve de candidato y que él piense ir con un cupo socialista en su circunscripción”, señala Karina Delfino, vicepresidenta de la colectividad.

En la misma línea, fuentes del partido señalaron a Diario y Radio Universidad de Chile que dentro del PS habría consenso para excluir a Rossi del cupo para ser senador por la circunscripción número 1 de nuestro país, que representa a lugares como Arica e Iquique. Además se estaría trabajando en un reglamento que fije estándares de probidad para los candidatos.

Además. los socialistas aún no tendrían posibles nombres para ocupar el puesto que dejaría vacante el congresista. Por su parte, Fulvio Rossi señaló escuetamente a Diario y Radio Universidad de Chile que esta situación aún no está definida.

“Campaña sucia”

En el caso de Marcelo Díaz, la posibilidad estaría más abierta, relatan desde la interna, en primer lugar, por ser militante del partido. Pero en el camino debe sortear con dos problemas. Uno de estos es su situación judicial, debido a que en diciembre del año pasado declaró como imputado en la causa que investiga la Fiscalía en contra del ex ministro, Jorge Insunza. Pero esta ya fue revisada por el Tribunal Supremo del PS, estimando que no existe un impedimento legal para levantar su carrera al Congreso.

Pero en el intento de Marcelo Díaz por ser el nombre del PS en la circunscripción de Aysén, compite con el ex parlamentario Camilo Escalona, quien busca levantar su candidatura luego de la dura derrota que sufrió en 2013 cuando quiso ser senador por la Región del Bío Bío.

Fuentes cercanas a Marcelo Díaz señalaron a Diario y Radio Universidad de Chile que hay una campaña sucia de Camilo Escalona para imponerse él en la candidatura. El interés del ex vocero de gobierno es que el partido realice primarias abiertas a la ciudadanía para definir el nombre, mientras que Escalona desea que estas sean limitadas a los afiliados al partido, algo que le conviene debido a que en las últimas elecciones internas triplicó en votos a Marcelo Díaz.

En el PS señalan que la opción de primarias abiertas es poco probable, debido a que el Servel aún no tiene el padrón de los independientes. Aunque los cercanos a Díaz, acusan que Escalona está haciendo todo lo posible por convencer a la mesa directiva porque se concrete esta opción, asegurando que el ex parlamentario se habría acercado a la dirigencia a pedir que se definieran por la primaria interna. Consultado al respecto, Camilo Escalona dijo que no se referiría al tema parlamentario al ser él incumbente.

Este lunes se volverán a discutir estas candidaturas en el PS, aunque desde la interna señalaron que probablemente no se zanje el tema durante esa jornada, debido a que la prioridad es la definición parlamentaria con los demás partidos de la Nueva Mayoría.

Crédito: Maximiliano Alarcón  – Diario UChile