La Fundación DKMS llegó a Chile en 2017 para crear el primer registro de potenciales donantes de células madres en nuestro país. A un año de su puesta en marcha, son más de 17 mil personas las que, pasando por un proceso tan simple y fácil como lavarse los dientes, se han dispuesto dar una segunda oportunidad a miles pacientes de Chile y el mundo.https://radio.uchile.cl/2019/02/14/lucha-contra-el-cancer-cuando-las-celulas-madres-salvan-vidas/


Este viernes se celebra un nuevo Día Internacional del Cáncer Infantil. Es por esto que la Fundación DKMS hizo un llamado a la ciudadanía a hacerse parte de la lucha contra esta enfermedad de una manera muy sencilla: registrándose. Esto, porque DKMS es el primer registro de donantes de células madres en Chile, permitiendo así que quienes requieran un trasplante de médula puedan acceder a la base de datos y aumentar las posibilidades de encontrar un donante.

En Chile, el cáncer de sangre es el más frecuente en los menores de 15 años y se estima que cerca de 250 niños son diagnosticados con ésta enfermedad al año, siendo la leucemia el tipo más común, con un 35 por ciento de los casos. De éstos, un 25 por ciento necesita un trasplante de médula para curarse.

Magdalena Herrera es la madre de Juanpi, un niño de seis años que, a sus dos, tuvo que ser sometido a un trasplante de médula debido a una leucemia.

“El doctor Barriga ya había trabajado varias veces con DKMS en Alemania. Lo hicimos por las condiciones y los apoyos económicos que daba DKMS sobre otras fundaciones internacionales”, dijo su madre. “El doctor nos lo recomendó porque las condiciones de la donante eran las ideales para Juanpi en ese momento”, agregó.

Al pasar los dos años de plazo obligatorio para saber quién era la donante, Tatjana y Juanpi se conocieron. “Cuando supe que era un niño de dos años al que le salvé la vida, lloré de la emoción. Si yo estoy sana y puedo ayudar a alguien que está enfermo, ¿por qué no hacerlo? No tengan miedo”, sostuvo Tatjana cuando vino a Chile por primera vez.

El doctor Francisco Barriga, director de Hematología Oncología Pediátrica de la Red UC Christus. y miembro del directorio de DKMS Chile, explicó por qué la creación de este registro era una tarea fundamental.

“Para poder hacerse el trasplante uno necesita un donante y debido a que la compatibilidad para este tipo de trasplante es muy infrecuente, y las únicas personas que realmente tienen una opción o una chance de ser compatibles son los hermanos -del mismo padre y de la misma madre-, solamente uno de cada cuatro niños que tiene necesidad de un trasplante tiene un donante. Eso quiere decir que la mayoría tiene que encontrar un donante para poder hacerse el trasplante”, explicó el oncopediatra, quien fue el principal gestor de la Ley Sanna, permitiéndole el acceso a licencias médicas a miles de padres de niños con enfermedades graves.

Tatjiana (Alemania) y Juan Patricio (Chile) se conocieron dos años después de que él fuera trasplantado.

DKMS Chile
Para hacer frente a esta complicada situación, nació DKMS, que en su primer año de funcionamiento ya cuenta con más de 17 mil potenciales donantes inscritos. Últimamente, la creación de un registro de donantes de células madres se había transformado en una necesidad, esto, debido a que la compatibilidad de éstos donantes tiene un fuerte componente étnico.

Y ha dado frutos. En el corto tiempo de existencia de DKMS Chile, 35 de sus donantes han sido solicitados, concretándose ya cuatro donaciones. Annete Giani, gerenta de Operaciones de DKMS Chile, destacó la importancia del registro de potenciales donantes de células madre.

“La importancia tiene que ver con que los pacientes con cáncer de sangre encuentren un donante compatible. Porque esa compatibilidad es bien genética, entonces, encontrar un donante compatible es más probable si uno busca dentro de su origen étnico. Por ejemplo, en los hispanos se estima que la probabilidad de encontrar un donante es de alrededor del 34 por ciento”, explica Giani.

Ser un potencial donante
El proceso de inscripción no dura más de cinco minutos. La muestra es extraída a través de tres “cotonitos” que la persona debe frotar en su boca por un minuto. Luego de eso, la muestra queda en los registros de DKMS y sólo en caso de coincidir con algún paciente a la espera de un trasplante, éstos son facilitados al doctor a cargo de la operación.

“Esto puede ocurrir en cualquier parte del mundo. El paciente puede estar en Helsinki y el donante puede estar en Brasilia, o el paciente en Chile y el donante en California. Cuando eso ocurre, el paciente se pone en contacto con el registro donde está inscrito ese donante y se le pregunta a ese donante si realmente quiere proceder con la donación”, dice el doctor Francisco Barriga.

En caso de compatibilidad y de acceder al procedimiento, primero, al donante se le toman exámenes para confirmar su compatibilidad y descartar que sea portador de alguna de las infecciones que contraindicarían la operación. “Cuando todo eso está confirmado, al donante se le realiza un examen médico completo, se repiten algunos exámenes, y se fija la fecha de la recolección de las células madres, en coordinación con el centro de trasplante donde el paciente va a estar hospitalizado y donde se va a realizar el procedimiento”, agregó Barriga.

Este procedimiento es una transfusión en la que al paciente se le incorporan células madre y éstas saben dónde formar la nueva médula ósea. La recolección puede hacerse de dos maneras dependiendo de la elección del centro de trasplante o del donante. Según Barriga, ambas son totalmente comparables en términos de resultados.

“Una es que el donante, bajo anestesia general, va a pabellón y, a través de punciones en huesos de la pelvis, se extrae sangre de la médula ósea que es muy rica en células madre”, explicó el médico.

“La otra manera es que al donante se le administra un medicamento que estimula que sus células madre que están en la médula ósea circulen por la sangre y luego se conecta a una máquina que le saca la sangre, separa las células madres y le devuelve el resto”, complementó.

La fundación se ha propuesto llegar a 150 mil potenciales donantes registrados en los próximos cinco años, ya que estiman que con ese número permitirán que alrededor del 50 por ciento de los pacientes chilenos encuentre donante en el país.

A la vez, hicieron un llamado a que en este mes del cáncer infantil, todas las personas entre 18 y 55 años que gocen de buena salud, se registren como donantes en forma voluntaria, ingresando al sitio web de la fundación DKMS Chile

.

Crédito: Tomas González F. – Diario UChile

(Fotos: Facebook Fundación DKMS Chile)

 

 




No tags for this post.