El vocero de la Coordinadora No + AFP se refirió a la entrega de una nota a la Mandataria con los resultados del plebiscito convocado por la organización social y que arrojó como resultado que la mayoría de chilenos prefiere un sistema de reparto solidario en nuestro país.

“¿Qué más quiere el Estado para escuchar las demandas de la ciudadanía?” fue la pregunta que planteó el vocero de la Coordinadora No + AFP, Luis Mesina, respecto de la nota con los resultados del plebiscito convocado por la organización y que arrojó como resultado que la mayoría de los chilenos prefiere un sistema previsional de reparto solidario.
En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, Mesina señaló que la Coordinadora realizará un Consejo donde se plantearán nuevas acciones y movilizaciones, con el objeto de eliminar de manera definitiva el actual modelo de capitalización individual.
Luis Mesina agregó que la Mandataria debe asumir su responsabilidad en la nula respuesta que ha tenido esta demanda ciudadana por parte de las autoridades “ella ha sido incapaz de llevar adelante una propuesta para satisfacer las demandas de los trabajadores. Ella convocó a una conferencia en 2016 donde dijo que resolvería el problema, con una propuesta solidaria y no hizo nada”, señaló.
Respecto de la elección presidencial, el vocero de la Coordinadora No + AFP, califica como un triunfo, que el 50 por ciento de los candidatos a la presidencia esté a favor de terminar con el actual sistema “hemos obligado a los candidatos a tener que pronunciarse en un tema tan importante como este. La gente tiene que votar por aquél que piense que puede cambiar la realidad actual”, recalcó.


Finalmente Mesina señaló que si en Perú están estudiando terminar con las AFP, perfectamente en nuestro país se podría iniciar un proceso similar, considerando que al país vecino lo gobierna un presidente de derecha.
En esa línea pone como ejemplo a Argentina, donde las AFJP se terminaron sin que eso provocara un colapso en la economía como los defensores del sistema advierten que pasaría en Chile.

Crédito: P. López y C. Medrano – Diario UChile