En el marco del debate sobre la reforma al sistema de pensiones que presentó el presidente Sebastián Piñera a finales de octubre del 2018, la Coordinadora NO+AFP convocó a manifestaciones en señal de rechazo para el próximo 31 de marzo. En entrevista con Radio y Diario Universidad de Chile, el vocero de la coordinadora, Luis Mesina, afirmó que “la propuesta de las autoridades es absolutamente insuficiente”.

La Coordinadora Nacional NO+AFP junto con organizaciones sociales convocaron a una marcha familiar para el próximo domingo a las 11:00 horas, la que se realizará de Arica a Magallanes.

Jornada de protesta que tiene por objetivo rechazar la reforma de pensiones impulsada por el Gobierno, la que entre sus principales ejes buscaría ampliar el pilar solidario, aumentar la tasa de cotización y hacer aportes adicionales a las pensiones de la clase media.

Sobre los motivos de la movilización nacional y la iniciativa del Ejecutivo, Radio y Diario Universidad de Chile conversó con uno de los voceros de la coordinadora, Luis Mesina.

Respecto de la propuesta del Ejecutivo, el vocero de la Coordinadora NO+AFP señaló: “Piñera y su Gobierno, qué hacen: pretenden aumentar en un 4 por ciento y en un 40 por ciento el pilar solidario, ¿para qué? Para que las AFP lo capture y lo coloque al servicio del mercado de capitales”.

“La propuesta de las autoridades es absolutamente insuficiente, los actuales pensionados, que son alrededor de 1 millón 800 mil personas, solamente un sector de ellos, va a poder aspirar a un mejoramiento de sus pensiones, es decir, en el caso de los hombres que logren acreditar que pertenecen al 60 por ciento podrán obtener un máximo de 22 mil pesos y las a mujeres 27 mil”, añadió.

Sobre el aumento de la tasa de cotización, Luis Mesina afirmó que el Gobierno está haciendo una apuesta, pues se hace sobre la base de que habrá una alta tasa de rentabilidad en el futuro, situación que no responde a la realidad.

“Los que se están pensionando hoy miserablemente, aunque cueste creerlo, van a tener mejores pensiones que quienes hagan una contribución mayor. La rentabilidad que durante los primeros años fue de un 8,6 por ciento, hoy es de alrededor de un 3 por ciento, porque la economía mundial no crece más de un 3,5 por ciento, entonces, no se puede esperar que el sistema funcione sobre rentabilidades más grandes, porque no va a pasar (…) es necesario que cambiemos nuestro sistema ahora, no hay posibilidades de que las pensiones mejoren si mantenemos la vieja política del ‘rascate por tus propias uñas‘, aquí se necesita solidaridad como ocurre en todos los sistemas previsionales“, explicó.

Acerca de las criticas en relación a los sistemas de reparto que tienen como base el componente solidario, el vocero de la coordinadora aseguró que “se trata de la instalación de una idea construida desde el poder que se convierte en una noticia permanente y se difunde manera sostenida. Los sistemas de reparto no quiebran en ninguna parte del mundo, nunca lo han hecho porque son sistemas, de alguna manera, públicos“.

Y agregó que “lo que nosotros planteamos es un sistema de reparto, solidario, con fondos de reservas técnicas, de forma tal que tengamos recursos que nos permitan ir capitalizándolos, generando una rentabilidad del 2,5 por ciento. Nuestra propuesta no destruye el ahorro interno, genera un mejoramiento de las pensiones en el corto plazo y permite mejorar las pensiones, acabando con el sistema”.

Finalmente, de acuerdo a datos de la Coordinadora No+AFP, con el sistema actual el 50 por ciento de los de los 684 mil jubilados recibe una pensión menor a 151 mil pesos. Además, a enero de 2019, un 61,5 por ciento de las personas que cotiza tienen menos de 10 millones de pesos ahorrados, es decir, recibirían pensiones bajo los cien mil pesos al momento de jubilar.

Crédito: Diario UChile